A una semana del hecho que conmovió al país, todavía no se sabe cómo murió Nisman

0
144
Foto Telam

Faltaban horas para que Alberto Nisman visitara el Congreso y expusiera los fundamentos de la gravísima denuncia que había realizado contra el gobierno nacional, por la presunta elucubración de un plan de impunidad que apuntaba a desligar a Irán de la responsabilidad del atentado a la AMIA. El debate estaba centrado en si la acusación del fiscal tenía sustento o no, cuando se conoció una noticia que sacudió a los noctámbulos y estremeció (horas más tarde) a los recién levantados. «Hallaron muerto al fiscal Nisman», se leía en las portadas de todos los medios de comunicación.

Se pasó de la incredulidad al estupor en apenas segundos. Alcanzó con releer y confirmar que lo que se estaba publicado no era un chiste de mal gusto ni otra de las falsas muertes que periódicamente se echan a rodar en las redes sociales. Esto era información era real y tenebrosa.

Sin embargo, pese al impacto político, social y mediático que tuvo el caso, los investigadores todavía no pudieron determinar si el fiscal especial para la causa AMIA fue asesinado o se quitó la vida.

SEGÚN LAS PERICIAS, NISMAN MURIÓ EL DOMINGO PASADO ENTRE LAS 10 Y LAS 13

Superado el shock inicial, la primera hipótesis que se instaló desde el Gobierno fue la del suicidio: numerosos dirigentes oficialistas dieron por cierta esa teoría y salieron a desligar al kirchnerismo de la responsabilidad del hecho. A la vez denunciaron que todo era parte de un plan desestabilizador.

Ese análisis fue debilitándose a medida que conocieron las conclusiones de los peritajes. Entre ellas, la más significativa fue la del resultado negativo que arrojó el barrido electrónico, una prueba clave que, de haber salido positiva, hubiera confirmado la hipótesis de suicidio. El estudio debía comprobar si había pólvora en las manos del fiscal. Si la encontraban, la hipótesis del suicidio quedaba un paso más cerca de ser confirmada. Pero no la hallaron.

Las dudas se potenciaron por el hallazgo de una tercera vía de acceso al departamento del fiscal fallecido. Se trata de un pasillo interno donde están los aires acondicionados, que conecta a las viviendas y permite que una persona pase de una unidad a otra. Allí encontraron una huella digital y una pisada que aún están siendo analizadas.
Nisman murió un día antes de ir al Congreso para dar detalles de su acusación contra el gobierno
EFE

La postura oficial terminó de modificarse con la segunda carta que publicó Cristina Kirchner, en la que expresó con contundencia: «El suicidio (que estoy convencida) no fue suicidio».

Ante la multiplicación de informaciones erróneas y rumores sin sustento, la fiscal Viviana Fein informó este sábado que el disparo que provocó el deceso de Alberto Nisman fue a «una distancia no mayor a un centímetro». Y precisó que el proyectil hallado en el baño «se corresponde con el arma» calibre 22 que fue encontrada en la vivienda.

La funcionaria judicial reveló además que «el disparo fue sobre la oreja. El arma fue apoyada sobre la sien». Y apuntó que -según los forenses- la muerte del fiscal se produjo entre las 10 y las 15 del pasado domingo.
La fiscal Viviana Fein remarcó que «la única medida de prueba es la autopsia»
EFE

«En el expediente previo a la autopsia, me informaron que no se infiere la participación de terceras personas por dos causas: en primer lugar, por el espasmo cadavérico que presentaba la mano; y por el otro, por la falta de lesiones traumáticas en el cuerpo», explicó Fein.

En los últimos procedimientos realizados en el edificio en el que vivía Nisman se secuestró material fílmico de las cámaras de seguridad, así como registros de ingresos y egresos: por estas horas analizan el contenido de las 160 cámaras instaladas en la Torre Le Parc.

La investigación seguirá esta semana: Fein contó que aguarda «el examen toxicológico e histopatológico, que son estudios que pueden demorar». Y reconoció que podría ordenar nuevas medidas probatorias, en caso de que así surja de un análisis conjunto con con la ex mujer de Nisman, la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, quien se convirtió en querellante.

Fuente: Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here