AFA: la sucesión de Grondona ya comenzó

0
245

«El mandato del Presidente dura cuatro años, computables desde el 26 de octubre del año de su elección, hasta el 25 de octubre del cuarto año siguiente y podrá ser reelecto. Si quedara vacante el cargo, corresponderá elegir Presidente por el lapso faltante».

El artículo 25 del Estatuto de la AFA anticipa lo que muy probablemente sucederá antes de que se cumpla el tiempo efectivo en que Julio Grondona debería dejar su cargo (octubre de 2015), para el que fue reelecto el martes por octava vez consecutiva.

Es que desde mucho antes de las complicaciones de salud que sufriera en las últimas semanas (se sometió a una delicada operación de intestino) comenzó a planearse en AFA la posibilidad de que el máximo dirigente fuera la cara visible del organismo para la asamblea ordinaria que se celebró ayer, para luego delegar el poder en sus delfines.

De hecho, en los pasillos de Viamonte se comenta que Grondona se hará presente en situaciones extraordinarias y seguirá la escena política futbolera desde Sarandí.

Testimonial o no, cumplirá sus funciones hasta que llegue el momento de entregar el mando. ¿A quién? Las posibilidades, hoy, son claramente dos: José Luis Meiszner y Germán Lerche, aunque ante este escenario son varios los nombres que buscan los primeros planos para no pasar inadvertidos: Fernando Raffaini, Juan Carlos Crespi y Nicolás Russo, algunos de ellos.

En los casos de Meiszner, secretario ejecutivo de la presidencia dela AFA, y de Germán Lerche, el presidente de Colón, han sido en los últimos años las caras más visibles, así como también los más férreos defensores de la gestión actual. Al primero se lo reconoce como el ala más dura del grondonismo, mientras que el segundo tiene un perfil más reformista y un fuerte anclaje en los clubes del interior.

Sin estar enfrentados entre sí, ambas partes garantizan la continuidad de un modelo que dependerá, también, de las futuras negociaciones de los contratos de televisación de los partidos, un ítem que cambió el panorama en AFA sobre todo a partir de 2009, con la llegada del Fútbol Para Todos.

¿Quiénes se alinean detrás de cada uno?

Meiszner, de 65 años, parece tener una estructura más armada, con dirigentes de extensa trayectoria y peso, como por ejemplo Luis Segura, titular de Argentinos Juniors y vice primero de AFA; Miguel Silva, vice primero de Arsenal y secretario general del comité ejecutivo dela AFA; y Juan Carlos Crespi, vicepresidente segundo de Boca.

Lerche (45), por su parte, se respalda principalmente en hombres como Mario Contreras, presidente de Godoy Cruz; Salvador Stumbo, vice de Gimnasia y Esgrima de Jujuy; y Gustavo Ceresa, otro nombre con perfil bajo pero clave a la hora de contar votos, dado que es el presidente del Consejo Federal, el órgano que nuclea 210 ligas y más de 3 mil clubes del interior.

Mientras tanto, la incertidumbre que genera la salud de Julio Grondona hace que hombres menos visibles pero con visión de futuro intenten hoy fortalecer sus proyectos en busca de la sucesión.

Fernando Raffaini quiso en la pasada elección presidencial en AFA transformarse en una opción diferente de Julio Grondona, pero no pudo concretar los siete avales necesarios para oficializar su candidatura.

El presidente de Vélez pretende redireccionar el fútbol argentino hacia un rumbo económico ordenado, sin concesión para los desbarajustes. Apunta a la firmeza, la transparencia y la filosofía del premio o castigo para los clubes de acuerdo a sus manejos.

Juan Carlos Crespi, por su parte, apunta por estos días a suceder a Jorge Ameal en la presidencia de Boca. De entre sus virtudes se destaca su capacidad de crear lazos a partir de los cuales alcanzar sus objetivos. Lleva la aptitud dirigencial en la sangre.

Casos como el de Nicolás Russo, en tanto, se explican a partir de su funcionalidad con el actual presidente dela AFA.Lealhasta el cansancio, el presidente de Lanús asegura que Grondona cumplirá su mandato hasta 2015 aunque habla de una «renovación dirigencial, con recambio generacional».

Se ocupa, sin embargo, de marcar que «Grondona es uno de los mejores, sino el mejor, dirigente del fútbol mundial y será difícil encontrar una figura con la dimensión necesaria para su reemplazo».

Palabras que lo acercan, si es que todavía más se puede, al «Jefe», acostumbrado a premiar a todo aquel que lo respalde sin concesiones.

Como sea, el camino de la sucesión está trazado y, pase lo que pase cuando el anillo de Grondona dé lugar a los hechos, en Viamonte no tomará a nadie desprevenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here