Argentina quedó a un punto de la final de la Davis

0
126

El equipo argentino se puso 2-0 arriba en la primera jornada de semifinales: el primer éxito llegó de la mano de David Nalbandian, que en primer turno venció a Victor Troicki por 6-4, 4-6, 6-2 y 6-3. Luego, Juan Martín Del Potro cerró una jornada perfecta al vencer a Janko Tipsarevic por 7-5, 6-3 y 6-4.

En una superficie mucho más rápida de lo que los jugadores argentinos esperaban, «Delpo» supo acomodarse rápidamente y se plantó firme de entrada.

El primer set fue parejo, pero Juan Martín empezó a poner en aprietos a su rival desde el décimo juego en adelante: en ese punto, Del Potro quedó 5-4 arriba y tuvo triple set point (llegó a tener cuatro), pero Tipsarevic logró remontar el 0-40 con su saque, se puso 5-5 y pareció revitalizarse.

En el game siguiente, Juan Martín salió a dar un golpe de autoridad y rápidamente se puso 40-0. Y aunque su rival logró acercarse hasta quedar 40-30, el game fue para el argentino, que así quedó 6-5 y se aseguró al menos el tie break.

No hubo necersidad de extender la definición, porque «Delpo» volvió a hacerse fuerte ante el saque de Tipsarevic y una vez más tuvo triple set point. La diferencia fue que esta vez no lo dejó escapar: fue 7-5 para el argentino y toda la presión para el local.

En la segunda manga, Del Potro siguió firme: se quedó rápidamente con el primer punto y le puso más hielo a la temperatura ambiente del estadio, que había comenzado a enfriarse tras el final del primer set.

El público tuvo razones para empezar a pensar en lo peor cuando Juan Martín siguió presionando el saque de su rival, consiguió el quiebre en el cuarto punto, luego confirmó con su servicio y se puso 4-1 arriba. Para colmo, instantes después, Tipsarevic pidió médico y fue vendado en el tobillo izquierdo.

El dominio ya no era sólo en el juego, sino desde lo psicológico. Y eso quedó en evidencia en lo que quedó del set: el serbio intentó una leve reacción, pero ya en el octavo juego sufrió para mantener su servicio y luego no pudo hacer nada ante el saque de Del Potro, que rápidamente cerró el set por 6-3.

En la última manga, el partido fue parejo hasta el 3-3; en el séptimo game, emblemático en el tenis, Del Potro volvió a marcar diferencia: quebró el servicio de Tipsarevic, confirmó con su saque y el serbio ya no supo cómo evitar el derrumbe. Pasaron sólo unos minutos y el tandilense cerró el match.

Gran partido de Del Potro, que mostró un muy buen nivel y cerró una jornada soñada, perfecta e impensada, que deja al equipo argentino a un punto de conseguir el pasaje a la final de la Copa Davis

 

Fuente: Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here