Argentinos presos en el exterior: casi el 60% vinculados al narcotráfico

0
208

Según registros oficiales de la Cancillería, existen 1050 argentinos detenidos en el exterior, de los cuales 611 están acusados de tráfico de drogas. La cifra está compuesta principalmente por las denominadas «mulas»: hombres y mujeres que transportan los estupefacientes en su cuerpo.

También existen casos donde el cargamento es de grandes dimensiones, como como el incautado el último 2 de enero en el aeropuerto El Prat de Barcelona porla Guardia CivilEspañola. Ese día, 944 kilos de cocaína de máxima pureza viajaron en la bodega del avión Challenger 604, matrícula N600AM, de la empresa Medical Jet, propiedad de los hermanos Juliá.

Según publica hoy el diario Tiempo Argentino, otro dato llamativo es que uno de cada tres detenidos es mujer, cuando hasta no hace mucho tiempo la relación era de 10 a 1. Además, no solamente se trata de jóvenes, como el caso de las modelos detenidas hace un tiempo en España, sino también de gente adulta que, en muchos casos, no siquiera sabían que transportaban droga.

En tanto, Santiago de Chile es la ciudad en el mundo con más argentinos detrás de las rejas, seguida de cerca por Madrid, Barcelona, Vigo y Cádiz, todas de España. Pero también existen compatriotas presos por tráfico en destinos más exóticos como Sudáfrica, Marruecos y Malasia.

Cabe destacar que la Cancillería, a través de los diferentes cónsules, se encarga de la representación legal y de la asistencia para aquellos que se encuentran detenidos en el exterior, además de ayudar a las familiar para que envíen ropa o los llamen por teléfono. Además, hasta ahora no ha habido denuncias por torturas o malos tratos. Incluso en Francia, por ejemplo, los detenidos trabajan y reciben un pago, que consta de una parte en efectivo y otra que va a parar a una cuenta bancaria para que, una vez recuperada la libertad, puedan rehacer su vida.

Entre los detenidos hay situaciones curiosas, como la de un argentino preso en Austria, que una vez cumplida su condena, pidió a las autoridades que le permitan quedarse en el penal porque se sentía muy cómodo. “Esto parece un spa”, justificó.

Sin embargo, la situación empeora, y mucho, en países subdesarrollados, en los que no existen demasiadas comodidades, por lo que el consulado debe proveerles a los detenidos desde cepillos de dientes y materiales de lectura hasta algo de dinero para, por lo menos, pagar el agua caliente para el mate.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here