Boris Johnson se pone a prueba ante el congreso anual del Partido Conservador

0
140

La cintura política del primer ministro británico, Boris Johnson, se pondrá a prueba este domingo en el congreso anual del Partido Conservador, que se desarrollará en Manchester en plena crisis de suministros debido a la pandemia y el Brexit.

La gran reunión del espacio, que el año pasado no pudo realizarse de forma presencial debido a la pandemia, se llevará a cabo en una zona tradicionalmente votante del opositor Partido Laborista.

Tras arrebatarle a la izquierda buena parte de sus bastiones obreros en las legislativas de 2019, con la promesa de «hacer realidad el Brexit», Johnson buscará convencer a los electores acerca de las ventajas de haber salido de la Unión Europea, decisión que, de momento sólo parece estar agravando algunas de las consecuencias de la pandemia.

Una de las dificultades más notorias es la de encontrar camioneros -faltan hasta 100.000 en todo el país- para reabastecer los supermercados y las gasolineras. Muchos de los conductores de ese tipo de vehículos eran originarios, principalmente, de Europa del Este y con la pandemia regresaron a sus países.

En ese contexto, las disposiciones relacionadas con el Covid-19, y ahora las nuevas normas de inmigración posbrexit, dificultan la llegada de extranjeros dispuestos a realizar, entre otras tareas, el transporte del carburante desde los puntos de almacenamiento.

Durante 10 días, los automovilistas británicos se enfrentaron interminables colas en las gasolineras como consecuencia de un movimiento de pánico provocado por la noticia de que algunas sufrían desabastecimiento.

En Manchester, Johnson Johnson buscará convencer a los electores acerca de las ventajas del Brexit. Foto: Hollie Adams/Bloomberg

Foto: Hollie Adams/Bloomberg

Además de camioneros, en Gran Bretaña escasean carniceros, chefs, mozos, mucamas de hotel, maitres, recepcionistas, maleteros. Generalmente, se trataba de mano de obra extranjera, que llegaban al reino a aprender inglés y hacían esta clase de trabajo mal pago.

Pero tampoco se puede recoger las cosechas de manzanas, las legumbres, los repollos de Bruselas, la zanahorias, las papas. Los recolectores de crustáceos también son cada vez menos. Esto genera escasez y góndolas vacías.

«De momento no hay una visión posbrexit», consideró Tony Travers, director del instituto de asuntos públicos de la London School of Economics, subrayando que «los conservadores deben cumplir sus promesas».

La oposición, al acecho

Entre la opinión pública parece desvanecerse el éxito de la campaña de vacunación contra el coronavirus, que logró hacer olvidar la errática política sanitaria en uno de los países europeos más afectados por la pandemia, con más de 136.000 muertos.

Aunque desde entonces recuperaron el terreno perdido, los conservadores fueron adelantados a principios de septiembre, por primera vez desde enero, por la oposición laborista, según los resultados de una encuesta de YouGov.

Esto ocurrió tras el anuncio de un aumento de cotizaciones a la seguridad social para refinanciar la sanidad pública y la dependencia, una muestra de las difíciles decisiones que se avecinan tras la pandemia.

En la conferencia anual del Partido Laborista, el líder de la oposición, Keir Starmer, instó a sus tropas a desbancar al «ilusionista» Johnson.

Seducir al electorado laboralista

El primer ministro conservador, que recientemente reajustó su gobierno con la esperanza de darse un nuevo aliento, debe también cumplir su promesa electoral de reducir las desigualdades entre la riquísima Londres y el resto del país.

Debe considerar hacerlo, especialmente, en el desindustrializado norte de Inglaterra, tradicionalmente laborista, que votó por los conservadores en las últimas elecciones.

Para estos nuevos votantes, la relación con el Partido Conservador es «transaccional», señala el politólogo Tim Bale, profesor de la Universidad Queen Mary de Londres, «el partido debe venir con las manos llenas».

«A este primer ministro le gusta pensar que se pueden evitar las decisiones difíciles, que puede nadar y guardar la ropa», subraya este especialista sobre el Partido Conservador británico.

Y aunque «con regularidad parece capaz de salir de apuros (…) cuando se trata de la economía de los hogares y la escasez en los supermercados, será más difícil decir que todo irá bien».

La pandemia y el Brexit dificultan el acceso a extranjeros para transportar combustible y alimentos. Foto: Tolga Akmen / AFP

Foto: Tolga Akmen / AFP

Este congreso llega también pocos días después del fin del desempleo técnico que permitió salvar millones de puestos de trabajo durante año y medio de pandemia.

También se produce después de la reducción del «universal credit» -ayudas públicas para las familias más desfavorecidas- y el aumento del límite en los precios de la energía, y a un mes de la conferencia sobre el cambio climático COP26 de Glasgow, que Johnson espera sea un éxito para el planeta, y para él mismo.

AFP/Clarín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here