Burbuja

0
460
Puente Carretero

En estos días asistimos al nacimiento de una leyenda urbana. Fenómeno que deberían estudiar las profesoras de Castellano (en caso de que la sigan dictando), los historiadores y los propaladores de la fe del carbonero.

Los niños ya no creen que por el medio de la avenida Belgrano corría una acequia de aguas rumorosas en la que alguno de quienes hoy son viejos, estrenaron su primer anzuelo mojarrero.

 

El tren del Carretero pronto será leyenda, igual que el bulón de oro que los ingleses colocaron en el puente. Algunos dicen que ese bulón al principio estuvo a la vista de todos hasta que alguen lo borró pintándolo encima. Al tiempo los niños de Santiago nacían creyendo que era una mentira. Y ahora muchos no dudan de que sea una leyenda, un mito. Lo mismo podría suceder con este tren. Que dentro de un tiempo tengamos que hacer un gran esfuerzo para convencerlos. Y más adelante, cuando esos niños sean grandes, narren la historia como uno de los tantos cuentos del viejo.
Una vez, cuando era chico me crucé con el tren mientras venía en colectivo desde La Banda con mi madre. En ese tiempo vivíamos en el barrio San Martín (Belgrano 1357). Para más datos, veníamos a visitar a mi tía Gorda, que tenía una perra que se llamaba Burbuja. Pero yo no atendía los tesoros que había en esa inmensa casa, porque estaba impresionado con el tren: me pareció que en cualquier momento nos iba a chocar.
Si quieren decir que el tren que pasaba por el puente Carretero es una leyenda urbana, digalón nomás, pero yo lo he visto pasar. Conste.
Volcando la yerba. En la Olaechea.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here