Cambiemos, ante un escenario ideal para el 2019

0
326

No es la primera vez que pasa, aunque uno siempre espera que sea la última. La carga amañada de los resultados electorales es un clásico de la viveza criolla electoral. Una estrategia de vuelo corto y fugaz no exenta de daños colaterales.

En este caso, saber si la ingesta fue deliberadamente manipulada o el efecto indeseado de un proceso obsoleto es cuestión de buena fe política. Todos los elementos están a la vista para evaluar el desaguisado. Hay una huella digital y cronométrica. En principio, los destrozos ya están hechos.

Si, como dice el comando de Unidad Ciudadana, se trató de una «estrategia de marketing», los resultados del PRO están a la vista: una celebración precipitada y a todo trapo, una tapa del lunes dominada y una reacción de los mercados ante el triunfo presentado como contundente, celebrada por propios y extraños.

También hay que sopesar el efecto boomerang. Una pena empañar el festejo con la mancha oscura de los peores métodos del pasado, ya de sobra conocidos. A nadie le gusta que le metan gato por liebre. Todos merecemos respeto.

El escrutinio definitivo estará en diez días y es de interés de todos conocer con precisión el resultado final en la provincia de Buenos Aires. Desnaturalizadas en su función de ordenador democrático de los espacios políticos, es de esperar que, con tanto gasto de energía y recursos, estas primarias nos dejen, al menos, una foto full HD de las preferencias políticas y electorales de las inmensas mayorías nacionales. Es muy importante saber con absoluto rigor digital qué se votó distrito por distrito. El resultado de las urnas es una hoja de ruta imprescindible para llegar al 22 de octubre.

Es probable, como ya insinúan los voceros del oficialismo, que CFK quede algunas décimas de puntos arriba. Esto es irrelevante desde el punto de vista político en lo inmediato, pero tiene una fuerte carga simbólica, muy especialmente después del la patética madrugada del lunes.

En cualquier caso, no cambiará la perspectiva de la ex Presidente. Cristina va a ser senadora. Sólo resta saber si entrará airosa o raspando. Por el momento el fantasma de una fuerte diferencia de puntos ya se diluyó en la dramática madrugada del 14 en la que CFK reapareció en escena mucho más parecida a sí misma que nunca.

Arropada nuevamente en las más encendidas consignas de su militancia y sostenida por «los pibes para la liberación», recuperó ese tono y estilo que desde el oficialismo se celebra porque le es funcional. Hay que ser claros: el oficialismo la prefiere viva y en acción. Eso garantiza el «voto útil». En política, con frecuencia, puede más el espanto que el amor.

En orden no sólo al tramo final de la campaña sino a los días que vendrán hasta el 2019, al Gobierno le conviene que Cristina siga viva. Más allá de las denuncias por corrupción y de las causas judiciales, la figura de la ex mandataria en la trinchera, encendida y beligerante, obtura de manera rotunda cualquier intento del Partido Justicialista de juntar el alma con el cuerpo. No hay liderazgo posible para el peronismo mientras ella esté en escena.

Ahora se piensa en las elecciones de medio término en las que se definirá cómo queda conformado el Congreso. Está claro que, por mejor que le vaya, el oficialismo no tendrá la mayoría ni el quórum propio, para funcionar tendrá que negociar sí o sí con los eventuales aliados. Hará falta mucha muñeca política para articular los cambios estructurales que se pretenden.

El desastre electoral del pasado domingo que mostró un peronismo fragmentado y en clara situación de desconcierto, sumado al resultado en Santa Fe, en el que se impuso la propuesta ultra K de Agustín Rossi, aseguran a los estrategas del cambio un escenario aún más polarizado y extremo.

Cambiemos podrá seguir lidiando con el fantasma todavía vigoroso del pasado, pero con una Cristina sin billetera y, por lo tanto, sin látigo. No es poco. Un escenario patético para muchos, pero tan conocido como funcional para el avance del oficialismo hacia un 2019.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here