Cerraron un centro de rehabilitación por atar y desnudar a una paciente

0
149

Los policías clausuraron el local que sus dueños definieron como un gimnasio de rehabilitación kinesiológica y derivaron a la mujer que sufría el maltrato -de unos 30 años de edad- a otra institución especializada. El operativo policial se llevó a cabo ayer por la tarde en una finca situada en la calle Álvarez Jonte al 1200, del barrio Villa Ressia, de la ciudad del sur del territorio bonaerense.

El comisario Aldo Caminada, titular de la comisaría 1ª, dijo que cuando se presentaron en el lugar fueron recibidos por una mujer que dijo ser auxiliar de enfermería. Según indicó el jefe policial al diario La Nueva Provincia, la mujer explicó que habían atado a la joven porque sufría de esquizofrenia y el psiquiatra que la atiende sugirió ese tipo de acción cuando era presa de brotes psicóticos.

En el momento del procedimiento, la mujer fue encontrada acostada en una cama. El predio fue allanado luego de que una vecina, llamada Laura Aguirre, denunciara la permanencia de una mujer atada a un palo, vestida sólo con bombacha y corpiño, en un horario de la tarde en que la temperatura era bastante baja.

«Yo estaba planchando en casa con mi sobrina y empecé a sentir un lamento. Me trepé a un paredón por una reja y me asomé al patio lindero. Ahí vi esta imagen: una chica empalada, atada de pies y manos, en ropa interior, siendo las seis y pico de la tarde cuando hacía mucho frío. Totalmente inhumano», explicó Aguirre al diario Crónica de Bahía Blanca. Enseguida, la mujer tomó unas fotos con su celular y se comunicó con la Policía.

La mujer asegura que ya se vivieron situaciones similares en ese lugar, que se escuchaban gritos y lamentos y que también habían visto como castigaban a una mujer mayor.

«Ya me había pasado una situación similar: había visto una abuela ahí. La tenían parada, le hacían poner las manos delante del cuerpo y le pegaban cachetadas. Sería una señora de 70 años. Esa vez, en la desesperación, no supe qué hacer, a quién llamar. Por eso ahora lo decidí rápido», relató la vecina.

La vivienda no tiene ningún cartel en el frente y los vecinos creían que en el lugar funcionaba un geriátrico, aunque después se supo que se trataba de una especie de gimnasio que cumplía funciones como «centro de rehabilitación kinesiológica».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here