Charly cumple 60 y pronostica un regreso al "paradigma analógico"

0
165

En ocasión de su número 60, Charly García hizo un repaso de su trayectoria y se refirió al aporte que representarán sus próximos recitales “La vanguardia es así”, “Detrás de las paredes” y “El ángel vigía”.

“Mis primeros recuerdos los asocio con Mar del Plata. En un quiosco vi una citarina y le pedí a mi papá que me la compre. Venía con unas instrucciones para tocarla siguiendo unos puntitos. Después pasé al piano, a los cuatro años di mi primer concierto. A los doce me recibí con todos los honores. Me había contagiado esa idea de que cuanto más sufrís estudiando los clásicos, mejor. De repente, aparecieron los Beatles y me di cuenta que eso también era música clásica. Además eran jóvenes, lindos y llenos de guita. No reniego de mis estudios ¡Para nada! Pero escuché a los Beatles y me pasé de bando”, aseguró Charly en una entrevista con Alfredo Rosso para el .

Luego habló de su por las bandas “Sui Generis”, “La Máquina de Hacer Pájaros” y “Serú Girán”, durante el difícil momento histórico de la antesala y transcurso de la última dictadura militar.

“Sui Generis fue el fin de la inocencia, el último estertor de esa sensación de que se podía cambiar algo. Hasta entonces que te llevasen a la comisaría, que te cortaran el pelo y que te diesen un cachetazo era algo usual; yo lo sufría una o dos veces por mes. Eso era imbancable, pero en la época de La Máquina se instaló otro de terror. Yo tenía la plena sensación de eso. Los recitales de Seru Giran eran concentraciones de pura. Me acuerdo de uno en el que un cana se llevaba a una chica de los pelos y paramos de tocar. Un reflector lo iluminó y le dije: ´¿Y ahora qué?` ´¿Te la vas a llevar? Somos cinco mil contra uno`”. Bueno, en fin: son tres etapas: la primera ver venir el chubasco, la segunda es estar en el chubasco y la , enfrentarlo”, puntualizó.

En cuanto a los actuales formatos musicales opinó que en un futuro se va a al tocadiscos: “Yo creo que la red se va a caer, que la música va a volver a ser Mono y que va a volver el tocadiscos. La humanidad está llena de gente alienada por esas cosas; te comprás algo y al mes inventan otra cosa que vuelve obsoleta la que compraste. Pero ojo, que también están los indignados. Y en cuanto a la música, al pasarla a digital le quitaron los ruidos, pero también le sacaron la vida. La música es algo que hay que sentir físicamente”.

Por último se refirió a los recitales “La vanguardia es así”, “Detrás de las paredes” y “El ángel vigía” que dará en el Teatro Gran Rex. “Hace rato que vengo fantaseando con hacer un show, y después otro, y después otro, a la manera de la música clásica, donde un día tocás obras de Prokofiev y al siguiente de Mahler. En los shows que se avecinan, el formato va a ser casi igual en los tres recitales, lo que cambian son las canciones. De allí los títulos”, afirmó.

“Va a haber un poquito más de teatralidad, con la presencia de una especie de HAL 9000 – en referencia a la computadora de ´2001 Odisea del espacio`, el film de Stanley Kubrick- pero está se va a llamar JAB, porque la voz es de Juan Alberto Badía. Va a haber comentarios de Graciela Borges y también una puesta en escena, austera pero efectiva. El camino que vislumbré para mí a principios de este año pasa por tocar en teatros de 5000 personas, porque así voy a poder llegar a muchos más países y, además, se escucha mejor. Pienso que el esquema del estadio ya fue. Salís a tocar y hay un montón de gente, pero todos terminan haciendo más o menos lo mismo. Y ahora con todos esos celulares prendidos ¡Antes por lo menos sacaban el encendedor! Creo que esta nueva dirección musical será una contribución valiosa”, agregó

 

Fuente: MinutoUno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here