Hugo Chávez y el espiritismo, contado en un libro

0
413

La santería, su alcance en Venezuela y su utilización por los chavistas como elemento para «retener el poder» son los protagonistas del libro Los brujos de Chávez, escrito por el periodista venezolano David Placer y que se presentó ayer en Madrid.

«Estas costumbres religiosas no se oían antes del chavismo. Este libro trata de desvelar cómo los hombres del poder en Venezuela se aferran a este tipo de cosas para acumular poder», explica el autor, que recogió más de 60 entrevistas con personas del entorno íntimo de Hugo Chávez.

El espiritismo, muy instaurado en Cuba, se dispara enormemente en Venezuela durante los años del chavismo, explica Placer, que empezó a investigar los rumores que decían que en el Palacio de Miraflores se estaba «haciendo brujería».

Según el autor, el reto estaba en averiguar hasta qué punto los jerarcas del chavismo podían recurrir a la santería y el espiritismo para «retener el poder».

Ésta era una «forma de manipulación», en palabras del escritor venezolano, que trabaja en España para varios medios.

Placer explica que durante su encarcelamiento, tras un fallido intento golpista en 1992, Chávez hacía sesiones de espiritismo, en las que los «libertadores», argumentaba el ex presidente, hablaban a través de él y le recomendaban «ser el líder» del movimiento.

«Él era supersticioso, pero también utilizaba este tipo de cosas para manipular a su entorno. Y que esto se realice luego en el propio palacio presidencial no deja de ser sorprendente», denuncia el periodista. «Ningún chavista lo ha negado, sino que han intentado justificarlo, al decir que eran corrientes espirituales que tampoco tienen que ser condenadas, porque el catolicismo también cree en espíritus y hace exorcismos», argumenta el autor.

En otro país, la imagen de Chávez presentada en el libro «podría desacreditar a la clase dirigente», pero en Venezuela, donde la sociedad es «profundamente supersticiosa», esto se ve como «algo normal». El problema, según Placer, está en cómo utilizan estos rituales los políticos venezolanos.

«Los altos jerarcas chavistas que están metidos en temas de santería públicamente pregonan la igualdad, el socialismo, el comunismo, y luego en la vida privada les piden a sus sacerdotes lo contrario: dinero, pertenencias y ascensos», denuncia Placer.

Por lo tanto, hay una «contradicción patente» entre lo que defienden en la vida pública y lo que piden «a sus santos y sus deidades», concluye.

La Nación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here