"Cirugía para dos": la divina comedia

0
227

Un living fastuoso, propio de la mansión de una auténtica diva del espectáculo se emplaza en el coqueto teatro Melos y se convierte en el escenario perfecto para que Florencia de la V presente su nueva obra. En escena, Flor interpreta a Ivonne Lancaster una celebrity que vive su gran momento de fama y que transita días de gloria envueltos en glamour. Capricho del destino, recibirá la inoportuna visita de su hermana (fea y pobre) quien arriba necesitada de la caridad y humanidad de la adinerada estrella.

La fábula está centrada básicamente en este conflicto, pero se matiza por una legión de personajes que sostiene con agradable ritmo y situaciones jocosas la historia. Sube el telón y Aníbal Pachano, el mucamo confidente y cínico, abre el juego. Con movimientos estilizados, hasta para recoger la ropa tirada por el suelo, el coreógrafo devenido en actor canta, baila, actúa y cosecha en los primeros minutos de la obra la primera pequeña ovación. Alejando Mùller, aliado incondicional de Florencia, se suma y demuestra su raza actoral.

Enfundada en una bata blanca Florencia o Ivonne, no importa quién sea si en definitiva se trata de una diva, hace su aparición. La gente responde con palmas y gritos celebrando que el amor entre las partes está intacto.

Aníbal Pachano interpreta al mucamo cínico y confidente de Ivonne Lancaster, la diva que recrea Flor de la V.

Florencia capitanea la escena con tanta soltura y naturalidad que puede mantenerse aferrada al guión, bromear desde el escenario con alguien del público que entra tarde a la sala o permitirse cantar una oda a Carlos Paz (aunque no siempre clave el tono exacto) y la platea disfrutará siempre de cada ocurrencia.

La trama avanza y Gladys Florimonte ingresa de la mano de aquella hermana pobre. Nueva ovación para una de las actrices más queridas de la tevé. El rol de patito feo cosecha aliados y carcajadas en cantidades iguales. Los diálogos son simples, pero el contrapunto con Florencia es fulminante y deshace en sonrisas a todos.

En reparto crece en las figuras del galán Matías Alé, quien parece tomarse bien en serio el oficio de actuar; Silvina Luna, que acompaña con frescura y simpatía y Claudia Fernández quien junto a Micaela Breque, en papeles más pequeños, lucen su belleza. Como era de esperar, la historia dividida en tres actos tendrá sus giros y enredos, y además servirá para desplegar los cinco cambios de vestuario que Flor lucirá con estilo.

Si bien Cirugía para dos, es una historia sencilla le ofrece a la platea exactamente eso que vino a buscar: un espectáculo entretenido, con personajes creíbles y queribles y fundamentalmente el contacto terrenal con Florencia de la V, acaso aquella diva pagana que el pueblo adora.

Fuente: La Voz del Interior

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here