Para el FMI, Argentina, Venezuela y Brasil enfrentan un panorama «complicado»

0
402
Dilma Rousseff, presidente de Brasil; Nicolás Maduro, mandatario de Venezuela; y Cristina Kirchner, jefa de Estado de Argentina
Dilma Rousseff, presidente de Brasil; Nicolás Maduro, mandatario de Venezuela; y Cristina Kirchner, jefa de Estado de Argentina

Cuando Robert Rennhack, director adjunto para América Latina del Fondo Monetario Internacional, tuvo que definir qué perspectivas ve el organismo para la Argentina, su sentencia fue clara: el escenario es «muy complicado«.

En su discurso ante el foro del Brookings Institute, dijo también que hay consenso sobre la necesidad de realizar ajustes a una economía fragilizada por la baja de las exportaciones, falta de inversiones y una inflación que roza el 30%.

En el país que celebra elecciones presidenciales el próximo domingo «nadie está negando que hay que hacer un ajuste (en 2016), solamente (se discute el) cómo y cuándo», señaló Rennhack.

«EN LA ARGENTINA NADIE ESTÁ NEGANDO QUE HAY QUE HACER UN AJUSTE», DIJO RENNHACK

Toda América Latina y el Caribe está siendo afectada por la crisis económica global y verá contraer su economía en 2015, con poco margen de acción para estimular sus finanzas, aunque se espera un leve repunte el próximo año.

En su informe de octubre, el FMI corrigió a la baja sus expectativas económicas para la región de julio, previendo una contracción de 0,3% en 2015 y un crecimiento de 0,8% en 2016.

Para el especialista del Fondo, las economías de Colombia, Perú, Chile y México disfrutan de mejores condiciones que sus vecinos ante ese panorama adverso.

LAS ECONOMÍAS DE COLOMBIA, PERÚ, CHILE Y MÉXICO DISFRUTAN DE MEJORES CONDICIONES QUE SUS VECINOS

Brasil y Venezuela, también en problemas

Pero el «complicado» escenario también perseguirá a la principal economía de la región, Brasil, y a la potencia petrolera Venezuela, señaló.

En Brasil, séptima economía mundial y otrora estrella de los emergentes, el bajo desempeño económico -el país se contraerá 3% en 2015- se sumó a los escándalos de corrupción cuyas ramificaciones llegan a aliados de la presidente Dilma Rousseff.

Aunque la situación ha creado meses de incertidumbre política, el especialista cree que el revuelo institucional y político a la larga servirá para limpiar las cuentas públicas y «quizás en 10 años el país va a ser mucho mejor«.

Fuente: Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here