Comienza a regir un tope al precio del petróleo ruso

0
101

Países occidentales empezaron a aplicar este lunes un precio máximo de 60 dólares por barril y una prohibición de algunos tipos de petróleo ruso para presionar a Rusia por su guerra con Ucrania, donde un ataque ucraniano a una ciudad bajo control ruso dejó nueve muertos.

La Unión Europea (UE), Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Japón y Australia acordaron el viernes pasado la medida, que generó rechazo de Moscú y críticas del presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, que quiere que el tope sea la mitad de alto.

Los 27 países de la UE, además, impusieron un embargo al petróleo ruso que se comercializa por mar.

La medida generó interrogantes sobre cómo afectará los precios del mercado. Este lunes, el crudo de referencia estadounidense subía 90 centavos a 80,88 dólares por barril.

Otros factores, como medidas anti-Covid en China que han afectado la producción industrial, también han tenido impacto en la demanda de petróleo y, por ende, en los precios, que están muy por debajo de un pico alcanzado durante la guerra en Ucrania.

Alexander Novak, el vice primer ministro ruso que está a cargo de los asuntos energéticos, advirtió a canales de televisión locales que Rusia no venderá su petróleo a aquellos países que pretendan aplicar el precio máximo.

“Solo venderemos petróleo y productos derivados del petróleo a los países que trabajen con nosotros en términos de mercado, incluso si tenemos que reducir la producción hasta cierto punto”, dijo Novak horas antes de que entrara en vigor el tope del precio.

El fin de semana, el Gobierno ucraniano exigió que el precio máximo fuera de 30 dólares por barril, por estimar que, a 60 dólares, Rusia igual tendrá ganancias anuales de 100.000 millones de dólares, plata que usará para financiar su invasión de Ucrania.

Rusia, el segundo mayor productor de petróleo del mundo, depende de las ventas de petróleo y gas para sostener su economía, que ya está bajo fuerte estrés por sanciones de los aliados occidentales de Ucrania en castigo por la invasión.

En semanas recientes, Rusia ha estado bombardeando la infraestructura energética de Ucrania -incluyendo centrales eléctricas- mientras mantiene una ofensiva terrestre en el este ucraniano, sobre todo en torno a la ciudad de Bajmut, en la provincia de Donetsk.

Al mismo tiempo, fuerzas rusas mantienen sus posiciones cerca de la ciudad de Jerson, en la sureña provincia ucraniana del mismo nombre, que fue recapturada por el Ejército ucraniano el mes pasado luego de ocho en manos de Rusia.

El ritmo de las operaciones militares terrestres se ha ralentizado por la caída de nieve que se mezcla con barro y dificulta el avance de los blindados, pero se espera que vuelva a incrementarse cuando las bajas temperaturas formen hielo en el suelo.

Este lunes, nueve personas murieron por un ataque de artillería del Ejército ucraniano que alcanzó instituciones educativas en la ciudad ucraniana de Alchevsk, en la provincia de Lugansk, que está controlada por Rusia casi en su totalidad, dijeron autoridades prorrusas.

«El número de bajas civiles a causa del ataque contra Alchevsk ha ascendido a nueve», dijo Andrei Marochko, oficial de la Milicia Popular de la República Popular de Lugansk, en un mensaje en su cuenta en Telegram.

«Los trabajos de búsqueda y rescate continúan», agregó, informó la agencia de noticias DPA.

Rusia se anexionó Lugansk en octubre, con el nombre de la «república popular» proclamada en 2014 en la provincia por las milicias ucranianas separatistas que la controlan.

El presidente ruso, Vladimir Putin, reconoció la independencia de esa «república» antes de invadir a Ucrania.

Poco antes, el jefe de la República de Lugansk, Leonid Pasechnik, había afirmado que «por segundo día consecutivo, instituciones educativas de Alchevsk han sido atacadas por los nazis ucranianos».

Autoridades ucranianas leales a Kiev, por su parte, informaron que una persona murió otra resultó herida en un bombardeo nocturno ruso contra Krivói Rog, la ciudad natal de Zelenski, en la sureña provincia de Dnipropetrovsk.

«Noche trágica… Un muerto, tres heridos. Después de la medianoche, los rusos han disparado tres cohetes contra Krivói Rog. Apuntaban a una empresa industrial», dijo el gobernador provincial, Valentin Reznichenko, en Telegram.

La respuesta de Rusia

Desde Rusia, aseguraron que el tope al precio de su petróleo no afectará sus operaciones en Ucrania.

El tope al precio del petróleo ruso que han comenzado a aplicar las potencias occidentales no tendrá impacto en la ofensiva rusa en Ucrania, aseguró  el vocero del presidente Vladimir Putin.

«La economía de la Federación Rusa tiene todas las capacidades necesarias para responder por completo a las necesidades y requerimientos de la operación militar especial», dijo a periodistas el vocero del Kremlin, Dmitri Peskov.

«Estas medidas no tendrán impacto» en la ofensiva en Ucrania, agregó, informó la agencia de noticias AFP.

Según dijo también, Moscú ya está «preparando» represalias por este tope al precio de su petróleo.

La activación del tope coincide con la entrada en vigor del embargo de la UE a la importación de petróleo ruso por vía marítima.

El Kremlin avisó que no entregará más petróleo a los países que adopten el mecanismo del tope de precios, una posición que a reiteró el viceprimer ministro encargado de Energía, Alexander Novak.

Fuente: telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here