“Con menos subsidios, Aerolíneas bajó precios y hay pasajes que cuestan lo mismo que hace 4 años”

0
229

Desde este año cada pasajero de Aerolíneas Argentinas (AA) puede pagar por el equipaje que lleva, ya sea por las maletas que despacha en la bodega o el bolso de mano. En un proceso de expansión, la compañía de bandera lanzó un sistema denominado “puerta a puerta” para la compra de productos en el exterior o dentro del país. Cualquier ciudadano puede adquirir a través de internet, por ejemplo, un celular o una computadora en Estados Unidos y traerlo a través de un avión de AA.

Esas novedades fueron expuestas ayer por Luis Malvido, presidente de AA, en una conversación con periodistas salteños y jujeños. Malvido es ingeniero industrial y desde julio del año pasado está al frente de la principal compañía del país y del Cono Sur. Entiende que los resultados que compartió en la reunión son consecuencia también de la gestiones de sus antecesores, Mario Dell’Acqua e Isela Costantini.

El presidente de Aerolíneas Argentinas habló sobre el contexto económico, la actividad aerocomercial en el mundo, la modernización de la flota y el aprovechamiento de los recursos para brindar un mejor servicio en un mercado cada vez más competitivo. Dijo que pese a la llegada de las empresas de bajo costo (low cost), la compañía sigue liderando las preferencias.

En días, Aerolíneas alcanzará los 500.000 pasajeros en lo que va del año en Salta, donde la empresa registra un crecimiento del 10 por ciento de personas transportadas con respecto al mismo período del 2018.

Aerolíneas tiene entre diez y once vuelos diarios entre Salta y Buenos Aires, entre ellos hay dos que unen con el aeropuerto internacional de Ezeiza. Esa ruta tuvo un demanda ascendente interanual del 72 por ciento.

Malvido destacó que esta expansión fue acompañada con obras en varios aeropuertos del país. No obstante, admitió que el aeropuerto de Salta quedó chico. Por otra parte, remarcó que no se esperaban los niveles de demanda que tiene el vuelo entre Salta y Rosario de Santa Fe. Comentó que la conectividad con Mendoza e Iguazú, a través del Corredor Federal, sigue fuerte.

Malvido remarcó que Aerolíneas Argentinas debe seguir apostando a conectar el país, pero con un manejo eficiente de los recursos y sin subsidios del Gobierno nacional. Destacó que ese fue el camino que “con esfuerzo” se encaró desde 2015. Tras el diálogo con los periodistas, el presidente de Aerolíneas Argentinas conversó con El Tribuno sobre los planes de la empresa e hizo un balance de esta parte del año.

¿Qué balance hace sobre el movimiento aéreo de Aerolíneas Argentinas en Salta?

El crecimiento que estamos teniendo en los últimos años se está traduciendo este mes, ya que vamos a llegar al medio millón de pasajeros en Salta, eso en las próximos horas. Esto es consecuencia de un incremento sostenido. En los últimos cuatro años crecimos un 40 por ciento. Ese resultado, de alguna forma, responde al compromiso de Aerolíneas Argentinas con el aeropuerto, con la provincia. Tenemos más de diez vuelos diarios que no solo van o vienen a Buenos Aires, sino también conectan a Salta con Córdoba, Rosario de Santa Fe e incluso con destinos turísticos como Iguazú y Mendoza, para favorecer el flujo turístico dentro del país. Estamos muy contentos y orgullosos de haber sido el motor de este crecimiento de la provincia en materia aeronáutica.

¿Cuáles fueron los pilares de este crecimiento? 

Para Aerolíneas Argentinas el desafío permanente es ser más competitivos. Hemos mejorado mucho nuestro producto en términos de puntualidad, para que los argentinos nos sigan eligiendo y para ser una muy buena opción para los extranjeros que deciden visitar las provincias. Hemos bajado los precios para no estar fuera de mercado. De esa forma, que el mercado se decida por Aerolíneas no solamente por el producto sino también por la calidad de lo que ofrecemos, como la puntualidad y la previsibilidad. También estamos haciendo un gran esfuerzo a nivel compañía por ser cada día más eficientes y de esa forma disminuir los subsidios que recibimos del Estado. Esa es una obsesión que tenemos todos para ser más competitivos, más productivos y eficientes, y así trasladar todos esos beneficios a los clientes.

Con una curva de subsidios en descenso ¿cómo pudieron afrontar el contexto económico? 

Es interesante ver cómo de la mano del fuerte crecimiento del mercado, Aerolíneas Argentinas bajó mucho los precios y los subsidios. Parece contradictorio ver que hoy un pasaje Salta-Buenos Aires cueste lo mismo en pesos que costaba hace cuatro años, existen esas promociones, a pesar de la inflación que hubo. Tal vez el momento más crítico fue en 2012, cuando los fondos del Estado llegaron a 900 millones de dólares. En aquella de etapa, del anterior gobierno, los subsidios estuvieron alrededor de los 700 millones de dólares por año y en 2018 fueron 200 millones de dólares. Este año, como consecuencia de los aumentos de los combustibles y de la devaluación que retrajo algo la demanda, los subsidios serán superiores al 2018. No obstante, aún así estamos hablando de una fracción que no superará los montos que se manejaban antes. Además, ahora tenemos una flota mucho más moderna, más grande y volamos a muchos más destinos y transportamos un 40 por ciento más de pasajeros.

¿Cómo incidió la llega de las empresas low cost? Implica un mercado más competitivo…

Esa es una de las cosas más lindas que hemos visto en el mercado. A Aerolíneas Argentinas le tocó competir. Este mercado hoy es más difícil porque tenemos que pelear por cada uno de los clientes e ir por nuevos. Y estamos ganando… El crecimiento que tuvo Aerolíneas fue muy importante. Y si bien también las low cost tuvieron su espacio, los argentinos siguen eligiendo Aerolíneas Argentinas para volar.

Pablo Juárez/El Tribuno

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here