Con ollas populares, la CGT empieza a la medianoche un nuevo paro general contra el Gobierno

0
317

Bajo la consigna «Otro rumbo es posible», este miércoles 29 de mayo tendrá lugar un nuevo paro general contra las políticas económicas de la administración de Mauricio Macri. La fecha coincide con el 50 aniversario del «Cordobazo», el estallido social que tuvo a la ciudad de Córdoba como epicentro y puso en jaque al gobierno de facto encabezado por Juan Carlos Onganía.

Convocado por la Confederación General del Trabajo (CGT), la iniciativa recibió el respaldo de otras centrales sindicales, entre las que se destacan los camioneros liderados por Hugo Moyano, las dos CTA – la Autónoma y la de Los Trabajadores – los gremios estatales de UPCN, los de la construcción nucleados en la UOCRA y los empleados de Comercio.

Héctor Daer, uno de los dos líderes de la CGT junto a Carlos Acuña, aseguró a Radio Mitre que el paro será «total» e indicó que tiene como objetivo «no plantear un debate sobre el diagnóstico», sino «solicitar el Gobierno que tome medidas porque la debacle es permanente». Pablo Moyano, secretario general adjunto de Camioneros, vaticinó por su parte que la medida será «importante, contundente».

En contraste, desde el Gobierno cuestionaron la medida, la que calificaron de «inoportuna». En diálogo con Infobae la semana pasada, el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, dijo: «El paro es que un derecho constitucional que tienen los sindicatos, pero es inoportuno porque le genera mucha pérdida a una gran cantidad de trabajadores que quieren ir a trabajar, porque necesitan el presentismo. Si no van, las empresas les descuentan el día». «La gran mayoría termina haciendo un paro forzoso por el hecho de no tener transporte«, subrayó.

La efectividad de la medida estará garantizada por la adhesión de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte, lo que implica que no habrá vuelos, subtes, trenes, colectivos, puertos ni transporte marítimo, así como recolección de residuos.

En cuanto a las empresas aéreas, tanto Aerolíneas Argentinas como LATAM cancelaron todos sus vuelos y piden a los pasajeros que se contacten con atención al cliente para reprogramar los viajes.

En tanto, los bancos y oficinas estatales no atenderán al público, y en los hospitales sólo funcionarán los servicios de guardia y de urgencias. En cuanto a las escuelas, los establecimientos públicos no dictarán clases, mientras que el sector privado seguramente se vea afectado por la adhesión de muchos docentes que pertenecen a los gremios están enrolados al paro.

La Unión de Kiosqueros del República Argentina (UKRA) se adhirió a través del servicio de la tarjeta SUBE, la cual dejaron de recargar el martes. Tampoco lo harán el miércoles.

Los gremios decidieron no organizar movilizaciones ni cortes de ruta, con el objetivo de que las calles vacías le den visibilidad a su descontento, aunque sí organizarán ollas populares. Algunas estarán en las sedes de las organizaciones integrantes del frente sindical, y otras se realizarán en otros puntos de la ciudad, en coordinación con distintos movimientos sociales. Pablo Moyano aseguró la semana pasada que planean organizar más de 3,000 ollas a lo largo del país.

No obstante, la movilidad privada se verá afectada de igual manera, dado que el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) anunció una serie de marchas y cortes a lo largo del país a modo de protesta.

En lo que respecta a la capital y sus alrededores, las manifestaciones comenzarán a las 7 de la mañana y tendrán lugar en la intersección entre Panamericana y 197; el Acceso Oeste; Puente La Noria; Puente Pueyrredón; la sede del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) en el partido de San Martín y en La Plata, mientras que el acto central tendrá lugar a las 11 en el Obelisco.

El anuncio del Frente de Izquierda

El anuncio del Frente de Izquierda

Al paro no se plegarán sólo los gremios vinculados al kirchnerismo, sino que la adhesión atraviesa el arco opositor de manera transversal. Entre los que apoyan a la fórmula Fernández-Fernández se destacan Moyano, Sergio Palazzo (bancarios), y Pablo Micheli y Hugo Yasky de la CTA.

A este grupo se sumó recientemente Daer, quien, luego de abogar por la unidad del peronismo durante meses, decidió cristalizar su apoyo al binomio esta semana. En un mensaje publicado en su cuenta de Twitter, el sindicalista aseguró que Alberto Fernández «amplía la base de sustentación social y política del espacio conformado, lo que va a permitir generar los acuerdos necesarios para salir adelante».

En tanto, Carlos Acuña también se manifestó a favor de la unidad del peronismo, pero reiteró su apoyo a Sergio Massa. Mientras que Luis Barrionuevo, de los gastronómicos, se colocó en las antípodas al asegurar el 25 de mayo que continúa dándole su apoyo a Roberto Lavagna. «Nuestro candidato se llama Roberto Lavagna, y va a ser una explosión para arriba, no me importa lo que hagan los demás», dijo en una entrevista el sábado.

El del miércoles será el quinto paro general convocado por la central obrera en lo que va del gobierno de Cambiemos. El último había sucedido el 25 de septiembre del 2018. A menos de siete meses de finalizar su mandato, Macri iguala la cantidad de paros que enfrentó Cristina Kirchner, con el detalle de que la ex mandataria no afrontó ninguna medida durante su primer mandato, sino que todas ocurrieron durante el segundo.

En tanto, la última medida de fuerza sindical de magnitud había tenido lugar el 30 de abril de este año, cuando gremios encabezados por Moyano, el bancario Sergio Palazzo y el metalmecánico Ricardo Pignanelli, junto a las dos CTA, llevaron a cabo un paro nacional que incluyó una movilización y ollas populares. Este, no obstante, no contó con el apoyo de la CGT ni la mayoría de los gremios de transporte, por lo que su impacto fue mucho menor al que se espera para mañana.

Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here