Conflicto en Nigeria: El principal candidato opositor desconoce la victoria del presidente

0
215

El líder opositor nigeriano Atiku Abubakar rechazó hoy los resultados de las elecciones celebradas el sábado pasado, en las que fue derrotado por el presidente del país, Muhammadu Buhari, que logró un segundo mandato en el primera potencia africana.
«Está claro que hubo negligencias manifiestas y premeditadas en muchos estados que niegan los resultados anunciados», afirmó en un comunicado Abubakar al criticar el escrutinio oficial.
El político reaccionó así horas después de que la Comisión Electoral Nacional Independiente (INEC) divulgara los resultados finales que dan la victoria al presidente por un amplio margen.
«Si hubiera perdido en una elección libre y justa, habría llamado al vencedor a los pocos segundos, tomado nota de su victoria, y ofrecido no sólo mis felicitaciones, sino también mis servicios para ayudar a unir Nigeria», continuó Abubakar, líder del Partido Democrático Popular (PDP).
Buhari, de 76 años y líder del partido gubernamental Congreso de Todos los Progresistas (APC), venció en 19 de los 36 estados de Nigeria, el país más poblado y rico de África, con cerca de 15,2 millones de votos.
Abubakar se impuso en 17 estados y en la capital, Abuya, cosechando 11,2 millones de apoyos.
El reelecto presidente dijo hoy que se centrará en combatir la inseguridad y la corrupción, además de modernizar la economía del país.
«El foco se mantendrá en la seguridad, la economía y la guerra contra la corrupción», manifestó el mandatario en un discurso emitido en la televisión pública poco después de que se divulgaran los resultados finales.
La participación en los comicios fue baja, ya que de 82,34 millones de electores registrados, el «número total de votantes acreditados» se situó en 29,36 millones, señaló el presidente de la INEC, Mahmood Yakubu, en un comunicado oficial.
El jefe de Estado deberá afrontar ahora algunas de las promesas incumplidas de su anterior mandato, como frenar la corrupción y el elevado desempleo, mejorar la economía -la mayor de África- y su incapacidad para derrotar al grupo islamista radical Boko Haram.
El noreste de Nigeria lleva años sumido en un estado de violencia provocado por las acciones de esta milicia, que desde 2009 lucha por imponer un Estado de corte islámico en el país, de mayoría musulmana en el norte y predominio cristiano en el sur.
Este conflicto causó más de 20.000 muertos y el desplazamiento de unos 2 millones de personas.

El Tribuno

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here