Consejos de Carrió para enfrentar la crisis: quedarnos tranquilos, apagar la tele y dar propina

0
140

A poco de que el proyecto de despenalización del aborto sea tratado en comisiones en el Senado tras su sanción en Diputados, Elisa Carrió volvió a criticar la iniciativa y sostuvo que al presidente Mauricio Macri «le dijeron que ganaba el ‘no’ por amplia mayoría».

La diputada de Cambiemos, sin embargo, abogó por tener una mirada federal de la situación económica y social que se vive en el país: «Apaguen la TV, hay muchos intereses, hay demasiados intereses para mantener una Argentina que dirigen seis, que se reúnen y deciden cuándo empieza la crisis, a quién van a llamar primero…».
«Yo sé que hay desesperanza, yo sé que el impacto es sobre los salarios», dijo Carrió.

«La primera recomendación que le hago a la clase media y media alta es ‘dé propinas’. Hay 2 o 3 millones de personas que viven de esa changa, y a veces nosotros, cuando nos ajustamos, lo primero que dejamos de hacer es de dar propina». «Si les molesta, apagen. Esto es como una novela venezolana que se repite», dijo la legisladora.

¿Le mintieron a Macri?

La diputada destacó que el presidente Macri no hizo nada para influir en el Congreso y comentó por qué decidió promover el debate del aborto en el Congreso. «Le dijeron que el ‘no’ iba a ganar por amplia mayoría y (le comunicaron) una necesidad de debatirlo que no existía», evaluó Carrió en declaraciones al canal Todo Noticias.
Consultada sobre si fue un error del Gobierno habilitar la discusión, señaló: «En todo caso los diputados que pensaron que había que abrirlo. Nunca entendí cómo llegamos a esa sesión». «Yo lo llamé (a Macri). Me dijo: ‘Lilita, a mí me dijeron que se iba a ganar’, es decir que iba a ganar el ‘no’. Cuando me enteré de la verdad, me di cuenta de que hubo un error casi de ingenuidad en creer que esto se maneja», lamentó.

TEXTUALES

El aborto. «Las heridas del cuerpo se pagan en el alma. No hay nada más inconfesado, más imperdonable para cada una de nosotras que un hecho de estas naturaleza. No se puede festejar el dolor de una mujer. En muchas provincias del Norte las chicas son entregadas al patrón. ¿Se acuerdan del presidente paraguayo, que tuvo tantos hijos? Era un orgullo entregarle la virginidad de una chica al obispo. Entonces, si después puedo abortar, la verdad es que queda impune el delito del abusador».
«Muchísimos pobres en Argentina son evangélicos. No es que los pobres no tienen religión. Hay mujeres que creen que se están enfrentando con la catedral. No, no. Se están enfrentando con las mujeres pobres y evangélicas de toda la Nación. (…)

Crisis. «Hay dos Argentinas, una Argentina corrosiva de la Capital y del mundo del microclima de la política, la televisión y los opinadores. Hay un gran rechazo social y colectivo en el Interior, la gente está apagando los televisores. Yo no sé si esto se muestra en los índices, pero debe ser así, porque gente que estaba acostumbrada a ver televisión, de gente que votó a Cambiemos, dice ‘no puedo soportar el ruido, lo corrosivo’. Yo veo un clima hecho a propósito y un Gobierno que está metido en el microclima. Recién me reía con María Eugenia y con Caputo, y les digo: ‘Quédense tranquilos, si acá hubo desde aceite caliente en 1806, el 25 de mayo fue en la Plaza de Mayo. El que no quiera que haya lío en Buenos Aires, no tiene que vivir en esta Capital, es una tradición histórica'».

El Gobierno. «Es un momento difícil para el PRO, para el propio radicalismo, para Mario Negri, que por ejemplo en una sociedad tan católica como la de Córdoba, él ha votado por el ‘sí’, entonces con un liderazgo tan brillante esto carece de sentido. La Coalición Cívica está perfecta. Acá hay que sostener al presidente y a la República, y perdir sensates, cosa que no hubo. Yo traté de que no haya grieta, y no lo pude lograr. (…) En el Gobierno muchos tuvieron miedo, y no hay que tenerle miedo a la calle, y hay que votar por convicciones. Yo me doy cuenta están temerosos de la calle».

Feminismo. «No estoy de acuerdo con ese machismo inverso, esa violencia que tienen algunas mujeres de querer imponerte las ideas. Y también los otros extremos, desde el extremo de algunos ‘pro vida’ que hablan de asesinato y de que [quien aborte] tiene que ir preso toda su vida. Y el otro extremo, chicas haciendo el amor frente a hombres que rezaban. Eso a mi me dio asco moral. ¿Qué estamos haciendo? Esa es una falta absoluta de sensatez».

Fuente: Perfil

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here