Covid-19: Moscú cierra servicios esenciales

0
103
Moscú comenzó a aplicar este jueves una serie de restricciones sanitarias, como el cierre de escuelas y restaurantes y la imposición de una semana no laboral a la mayoría de las empresas y la administración pública, para contener la epidemia de Covid-19 que se acelera en Rusia.

Las medidas restrictivas para la capital del país entraron en vigor en un día en que se registró otro récord de muertes y contagios vinculados con el coronavirus, en medio de la violenta ola de pandemia que sufre el país.

Según cifras difundidas por el gobierno, 1.159 personas murieron y 40.096 se contagiaron el virus en las últimas 24 horas.

Restaurantes, salones de belleza, tiendas de ropa o muebles, gimnasios, escuelas de danza y otros servicios considerados «no esenciales» permanecerán cerrados en Moscú hasta el 7 de noviembre.

Según Serguéi Sobianin, alcalde de Moscú -ciudad más afectada por la epidemia en Rusia-, sólo se permite la apertura de centros de venta de medicamentos, alimentos y artículos de primera necesidad.

Además, se ordenó a la mayoría de las empresas y servicios públicos que dejen de trabajar durante ese período.

Si bien la mayor parte de las calles del centro de Moscú aparecías con poca afluencia el jueves por la mañana, las grandes avenidas estaban congestionadas y el metro repleto, constataron periodistas de la AFP.

La agencia nacional de estadística, que tiene una definición más amplia de las muertes por dicho virus, informó a finales de agosto de un balance que supera los 400.000 decesos por coronavirus.

La tercera ola de la epidemia se ve impulsada por la variante delta, más contagiosa, y el poco respeto al uso de las mascarilla y las medidas de distanciamiento, especialmente en los transportes y los comercios.

La campaña de vacunación sigue siendo complicada debido a la desconfianza de los rusos. Apenas un tercio de ellos están totalmente inmunizados, según el sitio especializado Gogov, pese a que el país ha desarrollado cuatro vacunas, entre ellas la Sputnik V.

El Kremlin reconoció la semana pasada el fracaso de su campaña de vacunación, pero culpó de ello a la ausencia de «toma de conciencia de los ciudadanos».

A pesar de todo, el gobierno se niega por el momento a todo confinamiento o toque de queda, por miedo a afectar aún más a una economía ya frágil.

El presidente Vladimir Putin prefirió en cambio declarar un período no laboral a nivel nacional entre el 30 de octubre y el 7 de noviembre, un medida que ya tomó en tres oportunidades en el pasado.

El objetivo es frenar la circulación de las personas y, por tanto, del virus.

Sin embargo, debido a la falta de confinamiento obligatorio, muchos rusos planean irse de vacaciones. El balneario de Sochi, ubicado en el mar Negro, espera recibir 100.000 visitantes.

Ámbito

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here