Cristina Kirchner hizo de árbitro y evitó que dos senadores boxearan en plena sesión

0
144

El Senado llevó adelante este jueves una sesión en la que aprobará una extensa lista de proyectos; entre ellos, el alivio fiscal para monotributistas y autónomos. Sin embargo, la reciente visita de Alberto Fernández a Milagro Sala en Jujuy se metió en el debate y el encuentro casi llega a las trompadas. El peronista Guillermo Snopek se levantó de su banca para increpar al opositor Luis Naidenoff y debió ser frenado por la vicepresidenta Cristina Kirchner.

La tensión subió rápido. Antes de discutir el temario previsto, la senadora jujeña de Juntos por el Cambio, Silvia Giacoppo, pidió una cuestión de privilegio contra la visita de Alberto Fernández a la provincia, desde donde pidió a la Corte Suprema que “enmienden las barrabasadas” en torno a la situación judicial de Milagro Sala.

En respuesta, el oficialista jujeño Guillermo Snopek hizo un planteo contra la justicia provincial y pidió directamente intervenirla. “En Jujuy no existe la división de poderes”, sostuvo y apuntó contra el gobernador radical Gerardo Morales, a quien acusó de autoritario y de meter presos a opositores.

Luego, el jefe del bloque de la UCR en el Senado, Luis Naidenoff, también solicitó la palabra para manifestar su “enérgico repudio a la visita de Alberto Fernández y a las declaraciones vertidas con posterioridad”.

“La Constitución es clara. El Presidente de la Nación no puede en ningún caso ejercer funciones judiciales, arrogarse el conocimiento de causas pendientes o reestablecer las fenecidas. Esta visita a Jujuy, arremeter contra la justicia provincial y contra la Corte, atenta contra la Constitución”, sostuvo Naidenoff.

“Como en la Argentina no hay problemas, estamos bien, la inflación está controlada, no falta combustible, no hay inconvenientes para que el Presidente pueda suspender los temas prioritarios para arremeter y apretar a la justicia de Jujuy y a la Corte Suprema”, agregó el radical.

El debate y los cruces continuaron, y en la disputa también se metió el jefe del bloque del Frente de Todos, José Mayans, que protestó por la extensión de la intervención de Naidenoff. Lo respaldó Cristina Kirchner: “Cinco minutos eran, senador, five, míreme la mano, cinco”, le dijo la vicepresidenta al opositor.

Pero Naidenoff volvió a pedir la palabra y volvió a cargar contra Alberto Fernández y su visita a Jujuy. “Tenemos un presidente que anda perdido por la vida, no sabe qué hacer para quedar bien con la presidenta de esta casa, viaja a Jujuy, suspende sus agendas… es problema del Presidente”, lanzó.

No terminó ahí. El radical agregó otra frase en su discurso: “Ya solucionará las cuestiones de familia, que van por otro lado”.

Fue entonces, cuando a los gritos, el peronista Guillermo Snopek se levantó de su asiento y se acercó a la bancada de Juntos por el Cambio. Otros senadores oficialistas le pidieron mesura. Lo que molestó al jujeño fue la última frase de Naidenoff, señalaron fuentes parlamentarias.

Guillermo Snopek es hermano de Tulia Snopek, esposa del gobernador de Jujuy, Gerardo Morales. El legislador afirmó en entrevistas que no se hablaba con su hermana hace 10 años. En medio de los gritos, Naidenoff le señaló con la mano el fondo del recinto y lo desafió: “Después me explicás allá tranquilo, no tengo problema”.

“A ver, a ver, por favor, por favor, senador Snopek retorne a su banca”, cortó Cristina Kirchner y el senador peronista regresó a su sitio.

Fuente: tn

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here