Cuba debate una nueva Constitución que elimina la palabra comunismo

0
85
La Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento) de Cuba comenzó este sábado a debatir el texto de la nueva Constitución del país, que elimina el término “comunismo” e incluye el derecho a la propiedad privada.

El borrador abre la puerta también a la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, un fuerte reclamo de la comunidad LGBT en la isla, impulsada nada menos que por la hija del ex presidente Raúl Castro.

El anteproyecto constitucional, sometido a debate por los más de 600 diputados durante tres días, hasta el lunes, solo menciona el “socialismo”como política de Estado, revelaron medios oficiales, en contraste con el texto vigente de 1976 que en su artículo 5 consigna el “avance hacia la sociedad comunista”.

“Esto no quiere decir que renunciemos a nuestras ideas, sino que en nuestra visión pensamos en un país socialista, soberano, independiente, próspero y sostenible”, argumentó esta semana el presidente de la Asamblea Nacional Esteban Lazo, durante las sesiones preliminares en las que los diputados estudiaron la propuesta de reforma constitucional.

Para defender la supresión del término comunismo, Lazo también alegó que la situación actual de Cuba y el contexto internacional son muy diferentes en comparación al año 1976, reseñó este sábado el diario estatal Granma.

Por otro lado, el artículo 21 del nuevo texto sometido a debate reconoce “otras formas de propiedad como la cooperativa, la propiedad mixta y la propiedad privada”, y admite la inversión extranjera como “una necesidad y un elemento importante del desarrollo”.

Estos cambios buscan adaptar la Constitución a la nueva realidad económica de Cuba, donde al calor de las reformas económicas impulsadas durante la presidencia de Raúl Castro han surgido numerosos negocios privados, y atraer divisas para aliviar la endémica crisis económica del país.

Los artículos dedicados a la economía en el nuevo texto marcan una gran diferencia respecto a la actual Carta Magna, que solo reconoce la propiedad estatal y la cooperativa agropecuaria, en línea con el modelo de Estado comunista aplicado al país por el fallecido ex dirigente Fidel Castro tras la Revolución de 1959.

Aún así, el anteproyecto sometido a debate remarca el papel del Estado al establecer que “la empresa estatal es el sujeto principal de la economía como generador de la riqueza del país” y que “la propiedad socialista de todo el pueblo es el núcleo fundamental”, según lo adelantado.

En el ámbito político, el texto del borrador confirma que no habrá cambios en el “carácter socialista del sistema político y social” y mantiene como “fuerza dirigente superior” al Partido Comunista de Cuba (único legal), aunque instituye la figura del presidente de la República, limita su mandato a diez años y propone la creación de un primer ministro.

Se prevé que el lunes quede aprobado el anteproyecto, para después pasar a consulta popular y más tarde a referendo.

Antes del pleno, al que no se permite el acceso a la prensa extranjera, los parlamentarios estudiaron durante tres días el borrador de la reforma constitucional reunidos en las diez Comisiones Permanentes de la Asamblea.

Claves

La nueva Carta Magna tendrá 224 artículos, 87 más que la actual, vigente desde 1976.

Se respetará la propiedad privada, pero la empresa estatal será la base de las finanzas del Estado.

Se controlará la acumulación de riqueza en manos personales.

Se reconoce la inversión extranjera y se mantiene el derecho a la herencia de la tierra.

La salud y educación mantienen su gratuidad y su raíz pública, pero abre la posibilidad de cobrar por algunas cirugías estéticas o cursos de posgrado. 

El presidente tendría un límite de dos mandatos de cinco años, una edad máxima de 60 años y haber nacido en Cuba. 

Se mantiene el partido único y la elección será indirecta.

La Isla también le abre la puerta al matrimonio igualitario

El proyecto de nueva Constitución busca allanar legalmente el camino para el matrimonio entre personas del mismo sexo, una importante demanda de la comunidad LGBT en la isla socialista.

En su artículo 68, el proyecto define el matrimonio como la unión concertada “entre dos personas y no dice de qué sexo”, explicó en el plenario de la Asamblea Nacional el abogado Homero Acosta, secretario del Consejo de Estado.

De este modo, modificaría a la actual Carta Magna, que data de 1976 y limita el matrimonio a “la unión voluntaria concertada de un hombre y una mujer con aptitud legal para ello”.

“Es un acto de justicia que refuerza esos principios de humanismo, de equidad, y (que busca) evitar esa discriminación que por distintas razones y durante tiempo se ha padecido”, añadió Acosta y subrayó que la nueva “Constitución no podía eludir este asunto”.

Sin embargo, el funcionario dejó claro que el cambio de concepto no supone automáticamente la legalización del matrimonio igualitario, asunto que “requiere un desarrollo legislativo posterior” para que “en el futuro eso se pueda incorporar”.

El periodista y reconocido activista gay Francisco Rodríguez (Paquito), también miembro del Partido Comunista, recibió la novedad con un escrito en su blog que tituló “El matrimonio entre dos personas o la revolución del 68”.

“Sería la puerta abierta para poder avanzar con posterioridad en la legalización de las parejas homosexuales”, dijo Paquito, que aludía con su título a la coincidencia del número 68 del artículo del proyecto con la fecha de 1868, que marca el inicio de la guerra de independencia de los cubanos contra el colonialismo español.

Además, subrayó, el proyecto “incorpora el principio de no discriminación por orientación sexual e identidad de género”, lo que permitiría adoptar “otras normas jurídicas y políticas públicas” para proteger los derechos de la comunidad LGBT cubana.

Sin embargo, Paquito dijo que el texto constitucional “es solo el primer paso”.

La importancia de Mariela

Desde hace casi tres décadas, la ahora diputada Mariela Castro, hija del ex presidente Raúl Castro, encabeza la defensa de las minorías en Cuba, un país dónde, desde el triunfo de la Revolución en 1959, se persiguió a homosexuales. Incluso los envió a campos de trabajo forzado para “reeducarlos”.

Fidel Castro, líder histórico de la Revolución Cubana, fallecido en 2016, ofreció disculpas por la represión y el castigo y aclaró que no fue una política de Estado.

Como líder del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), Mariela Castro promueve políticas en favor de lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros (LGBT).

Entre los temas que agita figura el matrimonio homosexual, que desata fuertes controversias en la isla.

“Darles derechos a los que no los tienen no implica quitárselo a los que ya los tienen”, aclaró Mariela en los debates parlamentarios difundidos por la televisión local.

Los Andes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here