Denunciaron que uno de los fugados le robó ayer la camioneta a su ex suegra

0
251

Un nuevo reporte vuelve a ubicar a los prófugos del triple crimen de General Rodríguez en el sur del Conurbano. En esta ocasión, la denuncia partió de Ana Laura Montiel, ex esposa de Cristian Lanata.

Némesis Da Silva, abogada de Montiel, dijo que su defendida denunció que ayer su madre le entregó a Lanatta las llaves de su camioneta al ser amenazada con un arma. El hecho ocurrió en un domicilio del partido bonaerense de Berazategui y fue denunciado en Quilmes por la hija.

La letrada comentó a Infobae: «El domingo pasado, a las 6 AM, cuatro horas después de la fuga, Cristian le tocó la puerta a la madre de Ana Laura en Berazategui, en donde vive con su esposo. Se lo veía muy nervioso, le pidió dinero. Cuánto, no puedo precisar. La señora se lo dio y se fue. Cristian ni siquiera entró a la casa, no hubo una conversación. No vio a Martín Lanatta y a Schillaci con él esa vez, como tampoco a un vehículo».

«Ayer fue más violento -continuó-. La amedrentó a la señora con un arma. No opuso resistencia». Le entregó las llaves de su Ranault Kangoo color gris oscuro.

La abogada no pudo precisar si Lanatta estaba con sus acompañantes, o cómo fue en sí la sustracción del vehículo. Por el robo, la madre de Montiel declaró ayer en la DDI de Quilmes hasta las 22 horas.

Los robos no fueron el único roce de Lanatta con su ex mujer y su familia. Apenas supo por el llamado de una vecina de la fuga carcelaria -que ocurrió en simultáneo con la primera visita de Martín a su madre, según el relato de la abogada Da Silva- Montiel presentó el pedido de una orden de restricción en contra de Lanatta en la Comisaría de la Mujer de Quilmes, tal como revelóInfobae a mediados de esta semana. Montiel sabía que había una chance de que Cristian la visite: cualquier vínculo con la fuga podía convertirla en un cómplice. Da Silva comentó: «Ana Laura puso a disposición sus celulares, así como el de su pareja y sus hijos».

Sin embargo, dijo la abogada, Montiel «no recibió custodia policial después de hacer la denuncia el domingo. Me llamó su pareja hoy y me dijo que todavía no tenían un móvil. Recién ahora con todo este tema mediatizado habría llegado uno. Ni Ana Laura lo tuvo ni tampoco su madre. Es preocupante».

El sur del Conurbano es uno de los lugares en donde en las últimas horas se reforzó la presencia policial para dar con los fugados. Ayer, el ministro de Seguridad provincial, Cristian Ritondo, dijo que tenían localizados a Cristian y Martín Lanatta y a Víctor Schillaci. Un abogado de la familia del último indicó que ellos estarían dispuestos a entregarse pero pedían como garantía ir a una cárcel federal. Pese a que ambas declaraciones parecían inducir que el desenlace era inminente, un día después persiste la incertidumbre sobre su paradero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here