Desarticularon en Brasil y Dubai una red internacional de narcotráfico ligada al lavado y al terrorismo

0
198

Con la detención en Dubai de dos personas relacionadas de forma directa con el narcotráfico, el lavado de dinero y actividades terroristas islamistas en América Latina y Europa, las agencias policiales y de seguridad han desarticulado una red global con más de media docena de celulas de trafico, venta y lavado de activos provenientes de la cocaína por aproximadamente 120 millones de dólares estadounidenses.

Varios allanamientos conectados y derivados fueron cumplimentados como parte de la operación principal en varios países de Europa y América Latina. Distintos tipos de bienes fueron incautados por la justicia, incluidos 32 avionetas, 9 yates de lujo y 60 autos de alta gama. Al mismo tiempo, fueron congelados 20 inmuebles de complejos vacacionales en el Caribe, todos ellos registrados por sociedades fantasmas pertenecientes a personas sometidas a la investigación y actualmente detenidas.

Según las agencias de seguridad de países árabes del Golfo unos 30 detenidos están vinculados a redes brasileñas asociadas con el narcotráfico, el lavado de dinero y el crimen transnacional. Otras 46 personas fueron arrestadas en operativos internacionales como parte de la operación que involucró gran cantidad de allanamientos en diferentes países del mundo en los que operaron unos 1100 policías, agentes anti-terroristas y anti-narcóticos.

La investigación descubrió que la red de tráfico era responsable de la importación anual de por lo menos 43 toneladas de cocaína a puertos y ciudades europeas que le generó ganancias superiores a 100 millones de dólares durante los últimos seis meses del año.

La agencia policial de la Unión Europea (EUROPOL) encargada de combatir este tipo de delitos dio a conocer un comunicado el pasado martes informando los detalles de la operación internacional y sus derivaciones investigadas por agencias policiales de tres continentes que fuera liderada por autoridades portuguesas, belgas, brasileñas y por la policía y la seguridad de Dubai.

La mayor cantidad de detenciones tuvo lugar en Brasil donde 36 personas fueron detenidas por las brigadas antidrogas y antiterroristas. Otros cuatro delincuentes fueron detenidos en Bélgica, otro en España y dos en Dubai, donde comenzó la investigacion a gran escala. Los pedidos de búsqueda y detención continúan vigentes al día de hoy sobre una docena de personas que también están siendo investigadas como integrantes de la misma red internacional.

(Shutterstock)(Shutterstock)

Hasta el momento, y a pocos días de las detenciones en Dubai, La policía de Portugal incauto unos 15 millones de dólares estadounidenses en efectivo en Lisboa. Otra suma de dinero cercana al medio millón euros fue secuestrada en Bélgica y 300.000 dólares en Brasil, donde la investigación continua en curso. El último jueves la policía federal brasileña incauto cuatro autos de alta gama en Sao Paolo y doce aviones en distintos aeródromos privados del país.

También en Brasil, se incautaron más de 60 propiedades por un valor de alrededor de 34 millones de dólares, otros dos inmuebles fueron incautados en Málaga y Marbella, en la región de Andalucía, España, a lo que se suma otros dos departamentos en la costa de Portugal. En ambos países se congelaron y bloquearon cuentas y activos financieros de 11 personas físicas residentes en países europeos por unos cinco millones de euros.

Según Europol y fuentes de inteligencia de países occidentales el número de personas detenidas, los bienes muebles e inmuebles y la gran cantidad de dinero en efectivo incautados configura la mayor operación internacional de la historia contra una red de narcotráfico, lavado de activos y contrabando de cocaína desde Brasil a Europa, pero también con ramificaciones en paises árabes del Golfo donde se pretendía blanquear grandes sumas de dinero a traves de sociedades de la industria petrolera creadas recientemente.

Agencias estadounidenses de lucha contra el narcotraficante y el terrorismo han prestado asistencia vital a Europol en la investigación que descubrió a la red sobre la que se estableció la responsabilidad de una importación anual de por lo menos 43 toneladas de cocaína a los puertos marítimos europeos con ganancias que superaron los 100 millones de dólares en la segunda mitad del año.

En dirección a Brasil, la policía federal abrió también una investigación local emergente de información de inteligencia sobre personas ligadas al narcotráfico en Latinoamérica y de las que se sospecha están relacionadas al transporte de oro de la dictadura venezolana a través de media docena de empresas asentadas en Free Port y Nassau, en las Islas Bahamas, operadas por dos hombres de nacionalidad turca que también son buscados a nivel internacional.

En tanto la policía belga incauto una docena de vehículos de alta gama y al mismo tiempo en España otros cuatro aviones fueron secuestrados. También se congelaron los activos financieros de 10 personas físicas en Madrid, Barcelona y Algeciras, todas ellas con cuentas en bancos alemanes y suizos desde donde en 2016 se detectaron movimientos de cientos de millones de dólares en favor de empresas de obra publica libanesa que transfirieron fondos a bancos y entidades financieras en Beirut.

Funcionarios de seguridad de la Unión Europea (UE) efectuaron declaraciones bajo anonimato donde describieron la alta importancia de la operación internacional haciendo especial mención a la vasta y compleja estructura de la red y su conformación en diversas celulas autónomas entre sí, lo cual puso de manifiesto la capacidad y envergadura del grupo como uno de los más importantes del crimen organizado latinoamericano conducido desde una organización brasileña para operar en Europa y el mundo árabe islámico.

El diario egipcio Al-Watan publicó un informe en el que manifiesta el impacto y el desafío que plantean las organizaciones criminales transnacionales que buscan financiar el terrorismo yihadista a partir de redes que exceden al mundo árabe, pero que en muchos casos se planifican y organizan desde la región donde los estados han perdido su capacidad de control sobre organizaciones narco-terroristas que secuestraron funciones legales del propio estado -en clara alusión a la organización terrorista libanesa Hezbollah, sospechada de operar en el tráfico de estupefacientes y el lavado de activos para financiar su accionar terrorista-.

Fuentes sauditas de seguridad confirmaron que han elevado un documento a la oficina de seguridad del Consejo de Cooperacion de los Países del Golfo (CCPG) en el que se sugiere ratificar y reforzar el compromiso de los países integrantes para trabajar en conjunto no solo en la región sino también fuera de ella con agencias occidentales para neutralizar el flagelo emergente de regímenes que ponen en peligro la paz y la seguridad regional y global.

La oficina conjunta de seguridad del CCPG había colectado información de inteligencia creíble en materia criminal sobre tráfico de drogas y lavado de activos por parte de una red de delincuencia transnacional originaria de America Latina, puntualmente de Brasil, Colombia y Paraguay, la red fue relacionada a la dictadura venezolana con ramificaciones operativas en distintos países europeos y con inversiones en Dubai como fachada para establecer una cabecera de playa en los países del Golfo. Riad cree que la planificación fue llevada a adelante por enemigos regionales de Riad en asociación con la dictadura latinoamericana ubicada en Caracas.

El comunicado del CCPG expresó a Europol que la organización criminal operaba en Brasil en línea directa con cárteles del narcotráfico ligados al gobierno venezolano y otros países sudamericanos como responsable de organizar, coordinar y enviar cocaína a los principales puertos de Europa. Según los países árabes, la información disponible fue remitida a la agencia de la UE que comenzó la investigación en abril de este año. Así, luego de varias reuniones con los países involucrados se llevó adelante un trabajo de cooperación para establecer una estrategia conjunta que desarticulara la organización, los principales objetivos fueron identificados tanto en Europa como en América Latina y se logró neutralizarlos.

El éxito de la operación se alcanzó cuando los investigadores pudieron desencriptar la red de comunicación telefónica utilizada por la organización llamada Encro-Chat. A través de esa vía la actividad de la red quedo expuesta en su totalidad. Así, en los últimos cuatro meses la organización fue desarticulada, se lograron las detenciones, el secuestro de los bienes muebles e inmuebles y de cientos de millones de dólares producto de la actividad criminal de la red en distintos países del mundo.

George Chaya/Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here