Designan en la ANSES de Ituzaingó a José Bergoglio, el sobrino del Papa Francisco

0
345

José Ignacio Bergoglio es co-fundador de la organización Haciendo Lío. Es militante social en zonas carenciadas y sobrino del Papa Francisco. Desde hace años es empleado en la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses) y acaba de ser designado como titular de la UDAI en Ituzaingó.

Según supo Infobae de fuentes oficiales, fue Alejandro Vanoli quien lo eligió y lo convocó. El funcionario no es militante político pero sí tuvo reuniones con algunos intendentes para trabajar en conjunto con la fundación que con su nombre recuerda las palabras de Francisco a los jóvenes, instándolos a movilizarse. “Es fundamental que desde el Estado y junto a las organizaciones sociales llevemos adelante políticas de inclusión para combatir la pobreza y la desigualdad”, dijo días atrás el intendente de Morón, Lucas Ghi, tras recibirlo. También se reunió recientemente con Federico Pugliese, Director General de Entidades y Culto de la Ciudad de Buenos Aires, con el presidente del Club Atlético Boca Juniors, Jorge Amor Ameal, y con representantes de distintos departamentos del club para trabajar en el fomento a la capacitación y la inserción laboral.

Con el recambio de gestión, Anses comenzó a designar a los titulares de cada delegación en todo el país, 200 en total. En la gran mayoría de los distritos se hace a través de acuerdos con los gobernadores, intendentes, organizaciones y sindicatos. Es como armar un rompecabezas pero de los más difíciles. En algunas provincias la puja la definieron los gobernadores. Por ejemplo, Gildo Insfrán en Formosa, Alberto Rodríguez Saá en San Luis, Gerardo Zamora en Santiago del Estero. En otros distritos hay acuerdos más amplios que incluyen fundamentalmente a La Cámpora, que puso como segundo de Vanoli a Alejandro Franschina.

Los titulares de las Unidades De Atención Integral (UDAI) son designados políticamente. En tiempos de Cristina Kirchner, el organismo (que tuvo como directores a Sergio Massa, Amado Boudou y Diego Bossio) llenó los principales casilleros con dirigentes de La Cámpora. En Buenos Aires fue semillero y trampolín de varios intendentes como Mayra Mendoza (Quilmes), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Juan Pablo de Jesús (Municipio de la Costa) y Juan Zabaleta (Hurlingham). También pasaron por el organismo Gabriel Katopodis y Mariano Cascallares, representantes de la nueva camada de jefes del Conurbano que desplazaron a los llamados ‘barones’.

En el caso de Bergoglio, la decisión le correspondió a Vanoli, que destina parte de su cupo a ascender a trabajadores de línea. De buen diálogo con la Pastoral Social, el director de Anses había compartido el encuentro realizado en Entre Ríos previo al triunfo de Alberto Fernández. Participó de los debates en mesas que compartió con los ‘albertistas’ más cercanos a la Iglesia, como son el hoy diputado y ex embajador en el Vaticano Eduardo Valdés y el secretario de Asuntos Estratégicos Gustavo Béliz; además del ex viceministro de Economía (entre otros cargos) Roberto Feletti y el diputado y economista Carlos Heller.

José Vanoli, director de Anses, con Paula Español, secretaria de Comercio Interior

José Vanoli, director de Anses, con Paula Español, secretaria de Comercio Interior

En septiembre del año pasado, en Paraná, la Comisión Episcopal de la Pastoral Social que preside Jorge Lugones, obispo de Lomas de Zamora muy cercano al Papa Francisco, organizó el Encuentro Repensando la Economía. La presencia peronista fue un gesto hacia El Vaticano.

En su paso por el Banco Central en el 2015, Vanoli llevó a la Pastoral Social para que dieran distintas charlas. Su intención fue que los banqueros conocieran las críticas de las Encíclicas del Santo Padre jesuita a la idolatría del dinero.

La Anses, un organismo descentralizado creado en 1991, distribuye las Asignaciones Familiares, la Asignación Universal por Hijo y subsidios por desempleo, tiene unos 18 millones de beneficiarios, cerca de 13.000 empleados en todo el país y cuenta con el Fondo de Garantía de Sustentabilidad Social del sistema previsional público y de reparto que viene siendo utilizado para auxiliar al Estado nacional y a algunas provincias.

En su discurso ante la Asamblea Legislativa el domingo, y en varias entrevistas, Alberto Fernández denunció que el 70% del FGS son papeles del Estado: “Se gastaron toda la plata de los jubilados para sostener la bicicleta y la fuga de divisas. Pero ahora que se intenta recomponer con equilibrio y equidad las cajas con las que el Estado les paga a los jubilados, patalean” indicó. Sus adversarios ya lo critican a él por lo mismo.

Analía Argento/Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here