SOY DONANTE, AMO LA VIDA, TE AMO PAPÁ

0
441

Soy donante desde mis 18 años, lo decidí porque estaba convencida que desde mi lugar -por minúsculo que sea- podía ayudar a alguien a seguir viviendo.

Esa noche en la que expresé mi voluntad de ser donante no se me pasó por la cabeza que muchos años después iba a estar pendiente de una lista de espera; de rezar para que el milagro se haga presente y un órgano pueda mejorar la calidad de vida de mi papá.

Quizás muchos no lo saben, hace un par de años ese hombre grandote y fortachón comenzó a decaer y a pesar de haber recorrido varios especialistas no teníamos un diagnóstico cierto, su salud se deterioraba día a día y nada podíamos hacer.

Llegó su internación y ante la gravedad de su estado llamaron a un especialista que de inmediato nos informó que se trataba de una insuficiencia renal crónica.

Fue fuerte el impacto teniendo en cuenta que mi papá jamás se había enfermado antes, que no había antecedentes en la familia y que su vida en adelante dependería de una máquina.

Actualmente nuestra vida transcurre entre sesiones de diálisis, chequeos permanentes, búsqueda de información. Tratamos de que no decaiga nunca porque sabemos que no es fácil y muchas veces nos detenemos a respirar  profundo  y recuperar fuerzas para seguir luchando a su lado.

¿Por qué hablo en plural? Porque esta lucha no es sólo de mi papá, al frente y con toda la garra está mi madre, a su lado mi hermana y yo tratando de ser pilares; a nosotros se nos suman Iván y Tania (sus nietos) que a pesar de ser chiquitos conocen mucho del tema. Lo miran y saben si está bien o no tanto, si necesita del abrazo fuerte o sólo del beso pegajoso con sabor dulce.

Hay una familia y muchos amigos atrás que están pendientes y eso le hace bien porque este es un camino que recién empieza y hay mucho para transitar todavía, siempre de la mano de Dios.

ESTA ES LA REALIDAD DE MUCHA GENTE, POR ESO ES NECESARIO QUE SE TOME CONCIENCIA DE LA IMPORTANCIA DE LA DONACIÓN DE ÓRGANOS, DE SALVAR VIDAS, DE DAR UNA NUEVA OPORTUNIDAD.

SOY DONANTE, AMO LA VIDA, TE AMO PAPÁ.

Mariela Lizondo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here