Durante la pandemia, médicos argentinos realizaron 530 trasplantes de órganos

0
149

Frente a la adversidad máxima de una pandemia y en condiciones sanitarias restringidas, médicos argentinos lograron un récord: realizaron 530 trasplantes de órganos y salvaron vidas a pacientes en riesgo desde el inicio de la cuarentena.

En total, hasta el martes pasado se realizaron 298 trasplantes renales, 134 hepáticos, 46 cardíacos, 20 renopancreáticos, 11 pulmonares, 8 hepatorrenales, 2 cardiorrenales, 2 pancréaticos y 1 intestinal. Se practicaron, además, 217 trasplantes de córneas.

La realización de estos trasplantes fue posible gracias a la concreción de 254 procesos de donación de órganos y tejidos llevados a cabo en 20 jurisdicciones: la provincia de Buenos Aires (51), Santa Fe (45), Córdoba (34), Misiones (25), Ciudad Autónoma de Buenos Aires (21), Mendoza (14), Entre Ríos (11), Tucumán (11), Corrientes (9), La Pampa (6), Jujuy (5), Santiago del Estero (5), Formosa (4), Chubut (3), Río Negro (3), San Luis (2), Neuquén (2), La Rioja, Tierra del Fuego y Catamarca.

En relación con los trasplantes de médula ósea, desde la cartera sanitaria a cargo de Ginés González García, a través del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai) y su Registro Nacional de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH), se continuaron coordinando los esfuerzos para lograr la provisión de CPH a los pacientes que necesitan un trasplante.

En el período, 41 pacientes argentinos que no contaban con un donante compatible en su grupo familiar recibieron un trasplante de médula de un donante no emparentado. Se realizaron en total 51 colectas de células de 16 donantes argentinos y 35 extranjeros -procedentes de Alemania, Brasil, Francia, Israel, Polonia, Chile, Turquía y los Estados Unidos-.

Ocho argentinos donaron células que beneficiarán a pacientes que esperan trasplantes en Uruguay, Italia, Bélgica, Noruega y los Estados Unidos.

Vale destacar que el Ministerio de Salud tomó medidas anticipadas para adaptar el sistema, observando el impacto del COVID-19 en la actividad de donación y trasplante principalmente en el continente europeo, y así mantener la actividad de procuración y trasplante en el contexto sanitario actual.

En 2003, González García había propuesto el Programa Federal de Procuración de órganos, que permitió duplicar la cantidad de donaciones y dio impulso en 2005 a la Ley que incorpora la figura de «donante presunto».

Esta normativa establece que toda persona mayor de 18 años es considerada donante con excepción de quienes manifiesten su voluntad por contrario y permitió que la actividad del Incucai para procurar órganos para trasplante se incrementara notablemente.

A través del Incucai y los organismos jurisdiccionales de ablación e implante y la participación de sociedades científicas, se establecieron los protocolos correspondientes para la selección de potenciales donantes asegurando la no transmisión del COVID-19 y la protección de los equipos intervinientes.

Y se dispusieron las medidas tendientes a superar las dificultades de logística operativa relacionadas con las medidas de prevención y contención para sostener la actividad permitiendo que los pacientes en lista de espera continúen teniendo acceso al trasplante.

El Tribuno

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here