Duro debate en Francia entre el liberal Emmanuel Macron y la ultraderechista Marine Le Pen

0
480

Emmanuel Macron y Marine Le Pen frente a frente, con millones de espectadores ante al televisor. El debate entre los dos candidatos presidenciales franceses fue tan agresivo y tenso como la campaña electoral. Macron desnudó y ridiculizó el discurso político, económico e industrial de Le Pen. Dejó en claro que detrás de su proyecto está la “utilización de la cólera” de los franceses pero no un plan serio para sacar a Francia de esta crisis y fractura.

Le Pen utilizó su lenguaje insultante, una retórica nacionalista. No consiguió explicar cómo va a financiar su plan de gobierno ni “las dos monedas comunes” que tendrán los franceses, si ella llega al poder. Hizo un guiño permanente a los electores “insumisos” de Jean Luc Mélenchon, llamando “sometido” a Macron.

Tras el debate, el primer sondeo de BFMT estableció que el 63% considera que Macron fue “más convincente” que Le Pen, que obtuvo un 34%.

“No diga estupideces”, sugirió Macron a Le Pen, siempre sonriente, cuando ella patinaba repetidas veces en su gran punto débil, la economía, los dossier industriales y la jubilación. “Usted no propone nada”, insistió Macron. Una frase que le repitió a lo largo de la noche . “Usted dice grandes mentiras, Madame Le Pen. Jamás responde a las preguntas”, insistió. “Son las mentiras que dividen al país” y pueden llevar “a la guerra civil”.

Marine Le Pen acusó todo el tiempo a Macron. “Usted, la Francia que usted quiere, es una Francia abierta a todos los vientos”, aseguró la candidata del Frente Nacional. “Yo soy el candidato de la apertura», respondió el candidato de En Marcha.

Dos países cara a cara, dos visiones. “Francia merece algo mejor que usted”, dijo Macron al final. “Usted no tiene un proyecto para este país”, insistió el candidato de En Marcha. “Usted exige carta blanca y ensucia al adversario. Vuestro proyecto es decir a los franceses: esta persona es atroz. Hay que salir del sistema que usted produce. Ustedes son parásitos”, acusó el candidato de En Marcha. “Yo quiero una Francia reconciliada”, dijo Macron a la hora del cierre.

La candidata del Frente Nacional inició el debate atacando. Buscó enfurecer a Macron, desestabilizarlo. “Monsieur Macron es el candidato de la guerra de todos contra todos, del pillaje económico de nuestros grandes grupos. Todo esto piloteado por François Hollande, que está en la maniobra”, lanzó en el inicio del debate.

Calmo, Macron respondió: “Usted nos mostró que no es la candidata del espíritu de fineza. Eso que usted porta es el espíritu de derrota. La globalización es muy difícil. Entonces, vamos a cerrar las fronteras. Yo soy el espíritu de conquista francés”, respondió el candidato de En Marche.

Le Pen revisaba sus dossier colorido en el estudio. Parecía una estudiante tratando de salvar su examen mal preparado frente a un profesor universitario severo. “Yo veo que usted trata de hacer el alumno con el profesor. No es verdaderamente lo mío”, sugirió Le Pen, cuando él la increpó. Una referencia a su esposa Brigritte, que era su profesora en el colegio, antes de que se casaran.

Poder de compra, desempleo, Europa, seguridad, política internacional, terrorismo, yihadismo, el Euro, Putin. Los candidatos debatieron los clásicos de cada campaña electoral francesa.

La única coincidencia entre Macron y Le Pen era el azul del tailleur de ella y del traje de él. La tensión era enorme. Le Pen lo acusó por su gestión como ministro de Economía del gobierno socialista. “O debemos decir Señor consejero del señor Hollande”, provocó Le Pen, haciendo una lista de supuestas industrias cerradas o vendidas al extranjero.

“Los franceses merecen algo mejor que esto. Ellos merecen la verdad. Yo no era ministro entonces. Usted lee las fichas del dossier equivocado. Esto dice de su grado de falta de preparación para este debate”, lanzó Macron.

Le Pen acusó de que “la seguridad está ausente de vuestro proyecto”. Si gana, ella cerrará inmediatamente las fronteras y expulsará a todos los extranjeros con fichas S (de radicalización islamista) y recordó la quita de nacionalidad de Hollande. “Eso que el presidente ha querido proponer es estúpido. No arregla nada. Los terroristas se suicidan”, respondió Macron.

Clarín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here