El asesino de Oslo volvió al lugar de la masacre

0
197
Foto: Web

Breivik pasó ocho horas en la isla, esposado de pies y manos y atado con una cuerda. La policía le mantuvo rodeado en todo momento para evitar que fuera visto por los habitantes de la isla, según informó el diario VG.

 

Dos policías grabaron la reconstrucción de los hechos. Las imágenes se utilizarán durante el juicio de Breivik, que en total mató a 77 personas el 22 de julio pues también colocó un coche bomba en Oslo que provocó ocho víctimas mortales.

 

Seis barcas policiales y un helicóptero vigilaron el desarrollo de la investigación policial en Utøya.

 

Las autoridades se concentran en determinar si Breivik actuó en soledad o no. Tras ser detenido, la policía dijo que el hombre aseguró haber actuado sin cómplices. Sin embargo, en su primera declaración ante un juez declaró que compartió el atentado con «dos células» terroristas.

 

La policía ha manejado la información con el mayor hermetismo y es imposible saber qué cuestiones logró ya establecer. Muchas de las claves del manifiesto de 1.500 páginas que publicó horas antes de perpetrar los crímenes, sus referencias religiosas y culturales, siguen siendo un misterio. También lo es cómo logró fabricar la bomba que hizo explotar en la sede del Gobierno noruego o por qué razón eligió como abogado miembro del Partido Laborista, contra el que atentó.

 

Geir Lippestad indicó que su defendido padece problemas mentales, y que cree estar en una cruzada para «salvar a Noruega y Europa occidental de, entre otras cosas, una invasión musulmana».

Fuente: Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here