El Conchabador: Antiguo personaje del ferrocarril de La Banda

0
524
Foto archivo.

Por Miguel Coria, especial para LA BANDA DIARIO 

La ciudad de La Banda, desde sus orígenes, fue siempre cuna de inolvidables personajes. Hombres y mujeres que en su andar por esas callecitas de tierra, dejaron sus pasos y su recuerdo. A muchos de ellos el pueblo los recuerda como “locos lindos”, por su forma y manera de vivir.

Algunos nacidos con capacidades diferentes, pero ello no fue motivo para que sus más allegados escondieran su vida. Todo lo contrario. Forjaron su destino tratando de llevar una vida igual a sus pares, viviendo de una manera diferente, en su mundo lleno de estrellas, de luces y hoy los bandeños los rescatan como protagonistas de nuestro pasado.

Además, dentro de esa historia hubo otros integrantes del pueblo que desde su labor diaria, desde su trabajo, desde el arte o desde algún lugar de la floreciente ciudad se destacaron y quedaron dentro de muchos sucesos transformados por el tiempo en pinceladas multicolores que hoy viven en la memoria colectiva bandeña.

A este último cuadro pintoresco pertenece el personaje que hoy queremos rememorar. En la publicación “Los orígenes de La Banda” de los autores Ramón Pérez/Eva P. de Visgarra (2002), recuperan a este hombre que fue actor principal antaño en el ferrocarril. El era dueño de la labor de llevar a muchos trabajadores en ese éxodo a los montes tupidos santiagueños.

Peones que los trasladaban por tren hacia el norte de la provincia contratados para los desmontes. Muchos de ellos se trasladaban con sus familias, mujer, hijos y hasta con sus mascotas y los pocos enseres de su pobre rancho.

Aquí tomaba protagonismo “el conchabador”, personaje que llamaba la atención por su gritos, para mostrarse superior en autoridad, muchas veces era temido por los obreros, pero era obsecuente y genuflexo con el dueño del obraje.

La función del ”conchabador”, era conchabar, juntar a los peones y su familia y todo su “equipaje”, en vagones preparados para ello. Muchas veces ese exceso de autoridad fue motivo de tragedias, reyertas y muertes.

El conchabador fue uno de los tantos personajes que guardan los orígenes bandeños. Nuestro pueblo tiene esa característica, nunca olvida a estos hombres y mujeres que en su existencia han dejado su impronta. Han dejado parte de su vida y desde el lugar que ocuparon han contribuido a nuestra identidad, por ello su paso por este suelo siempre será recordado.

El poeta del folclore Marcelo “Cola” Ferreyra en su obra musical “Changuito lustrador”, también recupera al personaje en una de sus coplas cuando dice: “Total tú tata no está
lejos se fue conchabado, y vos te quedaste solo con el cajón en la mano”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here