El féretro de Juan Pablo II será trasladado a la basílica de San Pedro

0
214
A partir del 29 de abril, el ataúd se pondrá sobre un sepulcro levantado, cubierto con una tela blanca y permanecerá allí hasta el 1 de mayo, pocas horas antes de que comience la ceremonia de beatificación, precisó este martes el portavoz vaticano, Federico Lombardi. Las Grutas Vaticanas permanecerán cerradas al público durante esas fechas.

A partir del 29 de abril, el ataúd se pondrá sobre un sepulcro levantado, cubierto con una tela blanca y permanecerá allí hasta el 1 de mayo, pocas horas antes de que comience la ceremonia de beatificación, precisó este martes el portavoz vaticano, Federico Lombardi. Las Grutas Vaticanas permanecerán cerradas al público durante esas fechas.

Poco después de la ceremonia, el féretro del papa será colocado delante del Altar de la Confesión de la basílica de San Pedro.

Una vez que Benedicto XVI lo haya proclamado beato, el papa Ratzinger, acompañado de los cardenales con los que concelebrará la misa, irán en procesión desde la Plaza de San Pedro hasta el interior de la basílica, donde se postrarán ante el féretro y rezarán.

Después, todos los fieles que lo deseen podrán acercarse hasta el féretro para rendir homenaje al Juan Pablo II.

Esto, precisó Lombardi, no significa que el ataúd se abra ni que el cadáver sea exhumado, señaló Lombardi. «No se verá el cadáver de Juan Pablo II», afirmó.

La basílica de San Pedro estará abierta mientras que dure el flujo de fieles, para permitir que los cientos de miles que se esperan puedan rezar ante el primer pontífice polaco de la historia.

Una vez concluida las celebraciones, el féretro será trasladado a la capilla de San Sebastián —en la parte derecha, entrando a la basílica de San Pedro, donde está la Piedad, de Miguel Ángel, y la Capilla del Santísimo—, para permitir una mayor afluencia de fieles en el futuro.

Fuente: El Tribuno de Salta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here