El Gobierno anticipó las pautas del Presupuesto 2019: dólar libre y 2% de crecimiento

Proyecciones

0
206

El Ministerio de Hacienda y Finanzas envió al Congreso un adelanto del proyecto de Presupuesto para el año próximo, que incluye una proyección de crecimiento para este año de 1% y que se eleva a 2% para 2019. El sendero de inflación previsto por el Poder Ejecutivo para los próximos años, en línea con lo acordado con el Fondo Monetario Internacional, sería de 17% para el año próximo y con un horizonte de 9% hacia 2021.

La cartera que dirige Nicolás Dujovne, en su informe de anticipo de la ley presupuestaria del año que viene, realizó además un resumen de las principales variables económicas en lo que va del año, que incluyen la «turbulencia financiera» que provocó corridas cambiarias desde finales de abril y fuertes subas del dólar.

En términos prácticos, el Gobierno espera que la expansión económica del año próximo «sea liderada por las exportaciones (10,7%) –impulsadas en buena medida por la reversión de la sequía- y un mayor crecimiento de los socios comerciales. Se proyecta que un crecimiento de 5,9% de la inversión y de 1% del consumo privado».

Estos aumentos en la actividad, prevé Hacienda serán «parcialmente compensada por el mayor aumento de las importaciones (7%), principalmente como respuesta a la necesidad de incorporar bienes de capital. Asimismo, se proyecta una contracción del consumo público (3,7%), en línea con el cumplimiento de las metas fiscales para el año».

En ese sentido, Hacienda reconoció que «el incremento en la volatilidad internacional se manifestó en forma de presiones sobre nuestra moneda, ansiedad del mercado acerca de la renovación de las letras de corto plazo del Banco Central, y un incremento en nuestra prima de riesgo soberano». Frente a esta situación, el Gobierno consideró «contundente» la asistencia financiera obtenida desde el FMI y ratificó que «el rumbo del plan económico sigue siendo el mismo».

Si bien el crecimiento esperado por el Ejecutivo es de 1%, el informe aclara de todas formas que «a fin de ser conservadores a la hora de realizar las proyecciones fiscales para este año, se trabajó con un crecimiento de 0,4% a estos fines».

Por último, respecto a la cotización del dólar, el Gobierno aseguró que «el tipo de cambio se determina libremente en el mercado, con intervenciones ocasionales por parte de la autoridad monetaria, para suavizar cualquier comportamiento disruptivo».

El reporte oficial abundó en explicaciones sobre por qué la economía argentina se vio tan afectada en los últimos tres meses por factores externos.

«Hubo tres factores que complicaron nuestra economía: la más intensa sequía en años que condujo a una fuerte caída en la producción agrícola y en los ingresos por exportación, la suba del precio mundial del petróleo y, especialmente, una fuerte volatilidad en los mercados financieros internacionales impulsada por la suba de las tasas de interés en los Estados Unidos y la consecuente apreciación del dólar a nivel global».

Sobre la sequía, el Gobierno advirtió en su informe que «la caída será más fuerte en el segundo trimestre, cuando el peso del sector agropecuario sobre el nivel de actividad es mayor. En términos económicos, la sequía implicó una pérdida de aproximadamente 1 punto de crecimiento real del Producto Interno Bruto (consolidando el impacto directo e indirecto) para 2018, y una reducción de las exportaciones equivalente a u$s8.500 millones».

La suba del precio internacional del petróleo, por otra parte, «tuvo un impacto negativo considerable en la economía. A pesar de que esta suba implica más incentivos para la producción doméstica de combustibles en el mediano plazo, en el corto plazo el efecto se percibió en la inflación. La suba del petróleo precipitó mayores subas del precio doméstico de los combustiblesque lo contemplado en las proyecciones iniciales», aseguró Hacienda.

La tercera razón, explicó el Poder Ejecutivo, «el incremento en la volatilidad internacional» que se manifestó «en forma de presiones sobre nuestra moneda y nuestra prima de riesgo soberano (riesgo país)». Es en este contexto que el Gobierno justificó el pedido de asistencia financiera ante el FMI «para continuar con la corrección gradual de los desequilibrios heredados».

El Gobierno destacó que, con excepción del salvataje a Corea del Sur en 1997, «no hubo un acuerdo en la historia del FMI firmado más velozmente que este», lo que «da cuenta de que la dirección del programa económico era correcta».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here