El Gobierno cambiará la forma en la que se mide la inflación

0
222

El Indec trabaja en un cambio en la canasta de bienes y servicios que utiliza para realizar las mediciones mensuales de inflación, según confirmaron fuentes oficiales a Infobae, que explicaron que la modificación aún no tiene fecha de implementación, aunque en el organismo descartaron que sea este año.

La canasta del IPC de Indec fue actualizada en 2017 por última vez. La recalibración de la medición busca “actualizar los hábitos de consumo en un momento determinado”, apuntaron fuentes oficiales. Según comentaron desde el organismo estadístico, actualmente las mediciones de inflación utilizan datos de consumo de 2004 y 2005. El cambio que estudia el Indec implicará referenciar el nuevo IPC en la última Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares 2017/2018 que los técnicos de Indec terminaron de procesar en 2020.

El nuevo muestreo de bienes y servicios podría, por ejemplo, consumos de plataformas de streaming como Netflix o Spotify que podrían ser incluidas en la categoría Recreación y cultura y recalibraría el peso en la canasta de un bien como los cigarrillos, comentaron desde el Indec.

Según comentaron fuentes gremiales a este medio, los trabajadores del organismo descartan que se trate de una modificación que intente manipular las mediciones de inflación, como sucedió entre 2007 y 2015 durante la intervención del Indec. Incluso una de las funcionarias involucradas en el cambio en la canasta del IPC es Graciela Bevacqua, técnica estadística que fue expulsada del Indec en esos años y que fue reincorporada como asesora del director Marco Lavagna.

En el Indec explican que cambios en las canasta de referencia forman parte del trabajo habitual de los organismos estadísticos y que así lo indican los manuales internacionales de medición. “Las canastas típicamente se actualizan cada 5 o 10 años, la que se usa actualmente tiene 15 años de antigüedad”, explicó una fuente del organismo en diálogo con Infobae.

Por otra parte, una autoridad del Indec descartó que la implementación de la nueva canasta pueda realizarse este año. “Por la pandemia de por sí este no se puede llevar adelante el cambio. Una vez definida la nueva canasta se necesita como mínimo 9 meses para ‘tomar’ los nuevos precios, y además es mejor hacerlo en una economia un poco más estable y no en un contexto de alta inflación”, comentó.

La Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares que realizó el Indec entre 2017 y 2018 tuvo como algunas de sus conclusiones que a nivel nacional el 22% de los ingresos de las familias se utiliza para la compra de alimentos y bebidas, el 14,5% para vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles y el 6,5% para salud.

Un cambio en el IPC podría influir en los datos utilizados en los bonos indexados a la inflación, como los CER. Este tipo de títulos públicos son muy utilizados por el Ministerio de Economía para conseguir financiamiento en pesos en el mercado de capitales local.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here