El padre Rolando Tenti instó a la comunidad de imitar la vida de Mama Antula

0
321

En la jornada de este miércoles la imagen peregrina de Mama Antula concluyó su visita en el Decanato Banda. En la oportunidad la Beata visitó a la comunidad de la parroquia Nuestra Señora de Lourdes y tras la Santa Misa partió a ciudad Capital. La celebración Eucarística estuvo presidida por el padre Rolando Tenti.

En diálogo con LA BANDA DIARIO el sacerdote comentó, «queremos seguir difundiendo la obra y vida de Mama Antula. Estamos próximos a celebrar su fiesta ahora en el mes de marzo. Esta es una manera de preparar a las comunidades para celebrar la memoria de la Beata santiagueña, sobre todo para tratar de aprender de ella e imitar su vida. Eso se dará en la medida que vayamos conociendo y enamorándonos de su obra y tratando de imitarla en aquellas cosas que la caracterizaron».

Consultado sobre las cosas que caracterizaron a la Beata precisó, «en primer lugar, una mujer que fue capaz de consagrar su vida a Dios, organizando los ejercicios espirituales. Ella se formó junto a los padres Jesuitas y cuando ellos abandonaron el país y América, ella continuó la obra».

«Destaco la convicción de esta mujer, el amor a Jesús y el deseo de que Dios sea conocido a donde no era conocido. Ella le consagró su vida a Dios, la vida se le fue en ese caminar de media Argentina», sostuvo.

Otra característica que el párroco señaló es que fue una laica, «no fue una monja, para una época de la historia, hablamos del 1700, donde la mujer no tenía incidencia ni participación en la vida de la iglesia, ella tuvo el coraje y la convicción de hacerlo. Eso también le significó el rechazo, la burla sobre todo cuando llega a Buenos Aires donde la tratan de loca, pero no claudicó en su obra de hacer conocer a Jesús y de que la gente se pudiera enamorar de Jesús a través de la predicación de los ejercicios espirituales».

Rolando Tenti también manifestó, «ella quiso llegar con el anuncio de Jesús a todos. No hubo diferencia, ni acepción de personas porque en aquellos tiempos organizó los ejercicios espirituales para ricos, pobres, blancos, negros, para esclavos, para todos, eso fue lindo, para una época en la que había tanta diferencias sociales. Ella predicó a los criollos, se sintieron amparados y amados por Dios a través de su misión».

«En la predicación de los ejercicios espirituales la gente se encontraba con Jesús, lo que significaba para ellos un cambio de vida, una conversión, una transformación, el valor de su dignidad como personas, cualquiera haya sido su condición social, económica o de libertad en la que ellos se encontraban. Se encontraban con el amor de Dios y eso, aunque no generaba tal vez la liberación de la esclavitud, se sentían libres ante Dios y amados por Él», especificó el sacerdote.

Finalmente manifestó, «ojalá que el evangelio de hoy pueda ayudar a liberarse a tanta gente de tantos vicios, pecados, de tantas miserias como ayudó la predicación de los ejercicios aquel tiempo».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here