El Papa pidió a los españoles progresar sin dejar la Iglesia

0
122

El papa Benedicto XVI cerró ayer su visita de cuatro días a Madrid con un llamado a España a progresar sin abandonar su alma cristiana y, a los jóvenes católicos, a propagar el Evangelio por el mundo.

En su último discurso antes de abordar el avión que lo llevaría de regreso a Roma, el Pontífice volvió a pedir a la juventud que “difunda el mensaje de Cristo” y también expresó su preocupación por la crisis económica que vive España y el consecuente drama de la de­socupación.

“Tengo a los españoles muy presentes en mi oración, sobre todo a las familias que afrontan dificultades y a quienes no encuentran trabajo”, sostuvo en el aeropuerto madrileño de Barajas ante los reyes Juan Carlos y Sofía, y unos dos mil peregrinos que lo vitoreaban.

Además, dijo: “España es una gran nación que, en convivencia abierta en forma sana, plural y respetuosa, sabe y puede progresar sin renunciar a su alma profundamente religiosa y católica”.

Por la mañana, en una multitudinaria misa, condenó la “mentalidad individualista” que predomina en la sociedad y defendió a la Iglesia como institución, en medio de fuertes críticas por parte de movimientos laicos que se manifestaron en Madrid contra el uso de millonarios fondos públicos en la visita papal, así como también condenaron la injerencia del Papa en asuntos de política interna.

“No se puede seguir a Jesús en solitario. Quien cede a la tentación de ir por su cuenta o de vivir la fe según la mentalidad individualista que predomina en la sociedad, corre el riesgo de no encontrar nunca a Jesucristo, o de acabar siguiendo una imagen falsa de él”, dijo Joseph Ratzinger ante cientos de miles de jóvenes que lo escuchaban en el aeródromo de Cuatro Vientos, en las afueras de Madrid.

Y afirmó: “La Iglesia no es una simple institución humana, como cualquier otra, si­­-
no que está estrechamente unida a Dios. No se puede separar a Cristo de la Iglesia, como 
no se puede separar la cabeza del cuerpo”.

Pidió a los jóvenes que cumplan con sus obligaciones con esta institución, que está 
perdiendo terreno ante el laicismo, en especial en un país como España, donde aún goza de importantes privilegios 
adquiridos durante la época franquista.

Visita con protestas. Joseph Ratzinger estuvo los últimos cuatro en Madrid, 
en la Jornada Mundial de la Juventud, que contó con la participación de un millón y 
medio de jóvenes, según la organización.

Si bien fue pastoral, la visita adquirió un fuerte perfil político debido a las protestas laicas que tuvieron lugar estos días y que fueron reprimidas por la policía en un contex­-
to de convulsión social como 
consecuencia de la crisis económica.

La detención de un estudiante mejicano ultracatólico que tenía planes de atentar contra la primera marcha laica, que después fue liberado sin cargos, había tensionado el clima entre laicos y católicos, éstos últimos acusados de “fascistas” y “terroristas” por parte de los primeros.

A pesar de estos reclamos, durante la visita papal el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, ratificó ante Benedicto XVI 
la vigencia de los acuerdos con la Santa Sede, cuya abolición exigen los movimientos laicos debido a que son predemocráticos.

Fuente: La Voz del Interior

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here