El régimen chavista confirmó dos muertos y ocho heridos tras el alzamiento en un fuerte militar y reportó el robo de armas

0
330

El alzamiento que tuvo lugar este domingo por la madrugada en un fuerte militar de Valencia registró dos muertos y ocho detenido, según confirmó el presidente venezolano, Nicolás Maduro.

«Dos fueron abatidos por el fuego leal a la patria, uno esta herido. De estos 10 atacantes que quedaron en las instalaciones de Paramacay, nueve son civiles y uno es un teniente desertor desde hace meses, que había sido dado de baja (retirado)», declaró el mandatario, durante su programa dominical.

Con esa información, subió el índice de abatidos, ya que a primera hora, el comandante general del Ejército, el mayor general Jesús Suárez Chourio, había reportado un muerto y otro herido de gravedad.

La rebelión tuvo lugar en la Brigada 41 de Blindados del Batallón Paramacay, de la ciudad de Valencia, en el centro-norte de Venezuela.

El mayor general había pronunciado un comunicado en el que informó que «fue dado de baja uno de ellos (muerto), y otro que fue gravemente herido», en referencia al grupo insurgente que se declaró en «rebeldía» contra la dictadura de Maduro.

Además, describió lo ocurrido como un ataque «terrorista, paramilitar, mercenario pagado por la derecha y sus colaboradores, pagado por el imperio norteamericano».

Por su parte, las FANB confirmaron que parte del grupo que logró huir del lugar lo hizo tras robar armas del Fuerte. «Parte del grupo logró sustraer algunas armas y están bajo intensa búsqueda por parte de organismos de seguridad del Estado», señaló un comunicado.

La sublevación se produjo la mañana de este domingo y fue dada a conocer a través de un vídeo en el que un grupo de unos 20 hombres vestidos de militares portando armas largas acompañan a un portavoz que se identifica como «capitán Juan Caguaripano» y «comandante de la operación David Carabobo».

Al grito de «defiendan el honor de Bolívar», decenas de personas llegaron a las inmediaciones del Fuerte, donde mostraron su apoyo al grupo disidente. Oficiales de la Guardia Nacional reprimieron a la muchedumbre y dispersaron a los manifestantes.

Caguaripano, que se separó de la FANB en 2014 durante la ola de protestas antigubernamentales de entonces, dijo declararse «en rebeldía» contra «la tiranía asesina de Nicolás Maduro». Además afirmó que no se trata de un «golpe de Estado».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here