El Vicecanciller Eduardo Zuain finalizó su mandato

2
700

El diplomático bandeño Eduardo Zuaín, quien estuviera a cargo de la Vicecancillería Argentina difundió la carta de despedida emitida el pasado 9 de diciembre antes de dar por finalizado su mandato.

La misiva señala:

«En el final del mandato que me confiriera la Presidenta de la Nación,
Cristina Fernández de Kirchner, agradezco profundamente a los colegas y
a todos los trabajadores de este Ministerio por el apoyo en estos cuatro
años de gestión.

Gracias a ese decisivo respaldo, contribuí, en el equipo encabezado por
el Señor Canciller Héctor Timerman, a llevar a cabo una política
exterior que priorizó la promoción de los intereses nacionales, la clara
inserción de nuestro país en el mundo, la integración regional, la
afirmación de nuestra soberanía en Malvinas, la presencia en la
Antártida, el liderazgo internacional en Derechos Humanos, la promoción
del comercio exterior, la relación con los organismos multilaterales, la
lucha por un orden internacional político y económico más justo, una nueva y estratégica
vinculación con los países emergentes, la cooperación Sur-Sur y un
servicio consular más cerca de los argentinos, entre otros ejes.

Agradezco, de modo especial, a la Señora Presidenta y al Señor Canciller
por la confianza que depositaron en mí y a los Secretarios,
Subsecretarios y el equipo de gobierno que condujo este
Ministerio por haber dado un ejemplo de compañerismo, articulación y
coherencia que registra pocos antecedentes.

Con mucho orgullo, formé parte de una gestión que inició un cambio
cultural, un nuevo modo de pensar y realizar la política exterior que
trascendió, por mucho, el inexorable e inevitable proceso de renovación
generacional.

Agradezco de verdad porque, con mis errores y aciertos, siempre me sentí
acompañado por todos ustedes y por el compromiso que demostraron para con 
nuestro país. 

Pero quiero destacar especialmente a aquellos
colegas que siguieron trabajando con vocación y patriotismo aún cuando
no recibieran lo que esperaban o creían merecer; a los que comprendieron
que las necesidades de nuestro servicio exterior están siempre por sobre
los deseos o las conveniencias personales; a aquellos que tomaron la
defensa de los colegas y de los intereses sindicales en su integralidad
y no como «un menú a la carta» ; a los que superaron resentimientos y se
abstuvieron de dar información incorrecta y/o indebida a una prensa
sesgada y maliciosa.

Destaco, también, a los colegas que no cayeron en el oportunismo, en la
tentación de «cartas abiertas» o de usar cualquier método para crecer en
la carrera y, por último, a aquellos que pusieron todo el empeño y
profesionalismo de siempre aún cuando tuvieran convicciones políticas
distintas de las de nuestro gobierno.

A los más jóvenes, les exhorto a seguir con la alegría, el entusiasmo y la
garra que mostraron estos años. Les digo que son el presente y no sólo el futuro de
esta Cancillería y que han sido destinatarios de muchos de mis esfuerzos
porque estoy convencido que es un imperativo de cada generación tratar de ser
mejor que las anteriores. 

Les pido a todos que nunca olviden que somos humildes
servidores públicos, que toda acción del servicio exterior se legitima
sólo cuando busca el bienestar de nuestra gente y que mantengan, como
faro, la idea de una política exterior independiente porque, más allá de
ser una convicción política profunda, la historia de la humanidad
demuestra que ningún pueblo logró un desarrollo consistente e inclusivo
a través de la sumisión».   

Eduardo Zuain

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here