En 2021, la canasta escolar llega con aumentos de hasta 48%

0
274

Con una inflación que en 2020 fue de 36,18%, según el Indec, las familias comenzaron a adelantar recién a enero la compra de útiles escolares, cuya canasta básica llega con un incremento del 48% interanual y que puede multiplicarse si se consideran gastos en celulares, computadoras y accesorios necesarios para un año que tendrá una cursada mixta entre clases presenciales bajo estrictos protocolos y virtuales que dejó de ser una opción transitoria.

Los padres que salen a recorrer las librerías ante la noticia de la vuelta a clases luego de un año de enseñanza virtual como consecuencia del aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO), vuelven a encontrarse como en los últimos años, con una gran disparidad de precios, dependiendo de si se trata de artículos nacionales o importados y de la oferta en comercios ad hoc, grandes cadenas comerciales en incluso ertas online.

Según pudo averiguar Infobae, en algunos casos de alumnos de establecimientos privados que hicieron el gasto de la canasta escolar en 2020 y entregaron sus materiales a la escuela no tendrán que volver a hacerlo este año dado que al cursar de forma virtual, no le dieron uso y los podrán utilizar en el nuevo ciclo.

Hay casos de colegios que comenzaron a pedir este año una lista de materiales para la clase presencial y otra más corta para complementar las actividades en el hogar

Mientras que en otras instituciones privadas el costo de los materiales está incluido en la cuota escolar.

Y hay casos de colegios que comenzaron a pedir este año una lista de materiales para la clase presencial, y otra más corta para complementar las actividades en el hogar.

Como todos los años las canastas se componen por 4 categorías: Jardín; de primero a tercer grado; de cuarto a séptimo grado y secundaria.

Según un relevamiento de la consultora de consumo Focus Market, la canasta escolar básica aumentó un 48% interanual, considerando que el año pasado costaba $2.282 y ahora 3.399 pesos.

Se trata de un combo de 23 productos que incluye: 2 cuadernos escolar de 24 hojas rayadas; 1 cuaderno de 48 hojas rayadas; 1 cuaderno tapa dura escolar por 42 hojas rayadas; 1 block de hojas de dibujo blancas; 1 block de hojas de dibujo de colores; 2 bolsitas de papel glasé; 1 set de acuarelas por 12 más pincel; 2 lápices negros; 2 gomas escolares; 1 sacapuntas escolar; 1 tijera escolar; 1 set de plastilinas tubitos por 10; 1 regla flexible; 1 voligoma 30 g; 1 caja de crayones por 12; 1 caja de lápices largos por 12; 1 caja de marcadores por 10 Filgo; y una mochila de tiras.

Como todos los años las canastas se componen por 4 categorías: Jardín; de primero a tercer grado; de cuarto grado a séptimo grado y secundariaEste combo básico puede encarecerse si se agrega el guardapolvo y la mochila de carro. En el primer caso los precios oscilan entre $879 y $1.799 (aumentó 47%) y en el segundo, van desde $5.500 hasta 18.000 pesos.

Según la consultora, en 2021 el combo útiles más mochila y guardapolvo comienza en $5.099, un 46% más caro que el año anterior.

“Este comienzo de clases tiene una singularidad que es la modalidad mixta de cursada por la pandemia. Va a haber un doble costo fijo por los útiles escolares tradicionales sino también que hay que pensar en incorporar un celular o notebook para la clase a distancia en el hogar”, dijo a Infobae el director de Focus Market, Damián Di Pace.

“Los celulares de gama media tienen precios desde $25.000 a $40.000. Y las notebook van desde $35.000 hasta $80.000”, detalló.

Una de las claves para gastar menos dinero está vinculada a la búsqueda de promociones. Los bancos suelen tener distintos descuentos con tarjeta de crédito y débito dependiendo de los días y locales determinados. Se puede llegar a ahorrar hasta 20% o 25%, e inclusi pagar en cuotas sin interés, según los establecimientos.

Una opción que se va extendiendo, en particular en tiempos de aceleración de la inflación y dispersión de precios es agruparse entre padres y dividir los gastos comprando en centros mayoristas. “Ir a hacer las compras escolares sin los chicos suele ser un beneficio. De esa manera los padres siempre logran gastar un poco menos”, destacaron las fuentes consultadas por este medio.

Por otra parte, según contó a Infobae Lisandro Medina, gerente de precios de la cadena Staples, el precio mínimo de un kit para Jardín es de $499 y el máximo $4.999, mientras que el kit Primaria va de $899 a un máximo de $8.999. En cuanto al kit Secundario oscila entre $799 y puede llegar a $9.000. Estos precios son sin utilizar promociones que llegan hasta un 40% de descuento o acciones de 2×1, 3×2, que usualmente realizamos con los productos que se compran en cantidad”.

En ese sentido, agregó Medina: “En general lo básico de una canasta escolar incluye cuaderno, lápiz negro, resaltadores, marcadores de color, goma, sacapuntas, carpetas, temperas, tijeras, bolígrafos y reglas. Depende mucho del colegio, público o privado, y del grado”, afirmó.

“En el caso de los kits más iniciales de jardín llegan a tener productos de todo tipo, como vasos, juguetes y productos de limpieza. Mientras que los kits de primaria suelen estar más cargados con carpetas, hojas, bolígrafos, lápices y cuadernos”, describió.

Y añadió que en el caso de los de secundaria, tienden a tener menos productos, son más económicos por menor cantidad de artículos necesarios, aunque se agregan calculadoras científicas y pendrives.

Resaltó Medina que este año no hubo adelantos de compra en diciembre por vuelta a las clases por la incertidumbre sobre el reinicio del ciclo presencial, al tiempo que se afirmó la tendencia a que cada la canasta escolar tenga más elementos tecnológicos.

El jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta presentó junto a parte de su gabinete el plan para el regreso de las clases presenciales a partir del 17 de febrero, que exige que los alumnos asistan al menos cuatro horas por día a los establecimientos.

Como ya se había informado a fines de 2020, el gobierno porteño agregó dos semanas al calendario escolar para que se retome el ritmo y se recuperen contenidos. El regreso será escalonado. El 17 de febrero iniciarán cuatro grupos de estudiantes: los chicos de los jardines maternales, el nivel inicial, primer ciclo de primaria (primer, segundo y tercer grado) y primer ciclo de secundaria (primer y segundo año).

Luego, el 22 de febrero se sumará el resto de los alumnos de la primaria y una semana después, el 1 de marzo, será el turno de todo el nivel secundario.

La idea es que todos los chicos vayan todos los días salvo en aquellas pocas escuelas que, por infraestructura, no se pueda y tengan que presentar un plan específico. De ese modo, se terminan las burbujas que funcionaron desde octubre del año pasado, de grupos reducidos de un máximo de nueve alumnos y el mismo docente al aire libre. La propuesta abarca tanto a las escuelas de gestión estatal como privada.

En tanto, todas las escuelas van a recibir un kit de limpieza, una guía de cuidados y los docentes de escuelas públicas contarán además con barbijos quirúrgicos.

Para el gobierno porteño, “la enorme mayoría” de las escuelas está en condiciones de recibir a todos los chicos y cumplir las medidas de seguridad, de distanciamiento, higiene y ventilación. Aquellas que por limitaciones edilicias no lo puedan lograr deberán presentar una propuesta al Ministerio de Educación, pero siempre que contemple como mínimo 4 horas de clases presenciales por día.

Ante un caso sospechoso o confirmado de Covid-19 se aislará a todo el curso. Los docentes que pertenezcan a grupos de riesgo estarán exceptuados de asistir a las escuelas. Lo mismo sucederá con los alumnos que tengan una enfermedad preexistente o convivan con personas que necesiten especial cuidado.

Desde la Secretaría de Transporte se prevén distintas medidas para asegurar la llegada de los chicos a las escuelas. En la puerta de los establecimientos se harán cortes de calle parciales para ensanchar las veredas y cumplir con el distanciamiento social.

En cuanto a los viajes en transporte escolar, reforzarán las medidas de higiene y prevención. Los conductores guardarán distancia con un plástico divisorio o se ubicarán a al menos dos metros. Se mantendrá la exigencia de chicos sentados, utilizar tapabocas y transitar con las ventanas abiertas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here