En la última noche de la Chacarera el público dio «Rienda libre» a su locura por el folclore

0
962

Este domingo, con los primeros rayos del sol, llegó a su fin la 46º edición del Festival Nacional de la Chacarera, donde miles de personas dieron «Rienda Libre» a su amor por la música folclórica de Santiago del Estero.

En la segunda y última noche festivalera, miles de personas coparon las instalaciones del Club Old Lions y disfrutaron de un show de jerarquía donde grandes figuras del cancionero santiagueño deleitaron con su propuesta musical.

La primera ovación fue para el consagrado intérprete Claudio Acosta. El cantautor desplegó su clásico repertorio cuya poesía refleja las vivencias de los distintos pueblos.

 

Un momento muy emotivo, y que puso de pie a la multitud, fue cuando el músico realizó un merecido homenaje a Marito Salto (el niño oriundo de Quimilí quien fue salvajemente asesinado) por quien se pidió justicia y se esclarezca el crimen. Para ello convocó a un grupo de niños quienes entonaron «Añoranzas» y «Entra a mi hogar».

El auditorio reconoció el compromiso de Acosta y también premió a los chicos quienes con mucha frescura subieron al escenario de la Chacarera.

Trayectoria

A punto de celebrar sus 50 años de trayectoria Los Sin Nombres dijeron presentes en el festival. Con una amplia trayectoria en todos los escenarios de la provincia y del país, los folcloristas recorrieron su discografía.

Tras culminar su presentación fueron despedidos con un caluroso aplauso de la muchedumbre congregada en Old Lions.

Las mujeres también tuvieron su espacio. Es así que Edith Corpos, fue la representante del género y abogó para que, «en todos los festivales las mujeres tengamos mas espacio. No tendremos testículos, pero tenemos mucho ovarios», expresó la intérprete en medio del reconocimiento de la gente.

Además, pidió sobre el escenario por los derechos de la mujer. En ese contexto invitó a los integrantes de una asociación y lanzaron globos al cielo.

Rienda libre

Minutos después de las 02.30 de la madrugada subió al escenario una de las figuras más importantes del folclore santiagueño: Peteco Carabajal. El bandeño acompañado por su hijo Homero Carabajal Carpena y Martina Ulrich dio Riendas Libres a su creatividad y sembró chacareras en todo el estadio.

Cabe destacar que Rienda Libre es el nuevo espectáculo de Peteco, el cual fue presentado en el 2016 en países europeos con un rotundo éxito. En la primera parte de su show, el compositor presentó sus nuevas creaciones entre las que se destacan las canciones escritas con su hijo.

También se tomó el tiempo para brindarle un tributo a Guillermo «Fatiga» Reynoso, «el último vidalero de la provincia. Él vivió en Los Lagos de la ciudad de La Banda; y escribí una vidala en su honor», expresó Carabajal.

Luego del homenaje, desplegó su conocido repertorio donde por supuesto no faltaron los clásicos, «Desde el Puente Carretero»; «Entre a mi pago sin golpear»; «Digo la Mazamorra»; «La estrella azul», entre otras creaciones que hicieron bailar a las miles de almas que se congregaron en Old Lions.

Tras un poco más de una hora, Peteco se despidió cantando acompañado por el público quienes corearon sus últimas canciones.

Humor santiagueño

El humor llegó de la mano de Pochi Chávez, el quimilense fiel a su costumbre hizo reír al público con sus relatos.

«Nosotros los humoristas estamos para cubrir los espacios, mientras arman para otros artistas», señaló el humorista quien aprovechó al máximo su tiempo y le robó una sonrisa al público.

Gran despliegue

Otro momento importante llegó de la mano de Juan Saavedra «el bailarín de los montes», quien -como pocas veces- realizó un gran despliegue escénico que incluyó imágenes en la pantalla.

En este caso presentó un renovado espectáculo de danzas en donde se conjugó el baile tradicional y lo estelizado.

Como de costumbre Juan Saavedra, siempre está a la vanguardia de las puestas de escena deslumbró con forma de bailar.

El reconocido bailarín agradeció a todos los presentes por acompañar la propuesta del Festival Nacional de la Chacarera, «esperamos que este festival continué y recupere su mística y vuelva a ser el festival de todos los artistas santiagueños donde el protagonista principal sean ustedes, el público».

La fiesta continuó hasta bien el amanecer con las actuaciones del Dúo Orellana-Lucca, la Consagración de Cosquín 2016, revalidaron su idilio con los santiagueños.

En la ocasión interpretaron temas de su última producción discográfica «Hermanos» y también realizaron un repaso por sus discos anteriores, deleitando al público con sus canciones.

El final fue a toda orquesta con la actuación de Las Sachas Guitarras Atamisqueñas, liderado por el gran Elpidio Herrera.

De esta forma llegó a su fin la edición 46º de uno de los festivales tradicionales de la provincia con la promesa de regresar al año con una renovada propuesta folclórica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here