En los últimos días la leyenda del almamula revivió en dos barrios bandeños

0
70512

Los vecinos de algunos barrios de La Banda, están siendo «atormentados» por lo que en boca de ellos podría ser el «almamula».

Esta leyenda bien arraigada en las costumbres santiagueñas, resurgió en los últimos días en los barrios Tabla Redonda y Primero de Mayo.

A través de las redes sociales, más precisamente en el grupo No sos de La Banda si no…., un hombre comentó, «en mi barrio, Tabla Redonda, de mi querida ciudad de La Banda no se pudo dormir porque los perros se volvían locos».

Más adelante agregó, «se escuchó varias veces un grito que te enpeluznaba la piel. Algunos dicen que es el almamula». 

Una situación similar se vivió a principios del presente mes en el barrio Primero de Mayo. De acuerdo con el testimonio recabado por LA BANDA DIARIO durante varios días, entre las dos y las tres de la madrugada, los perros lloraban sin parar. 

«El llanto de los perros era tal que me hizo dar mucho miedo. En una oportunidad yo estaba en el comedor de mi casa haciendo un trabajo; cuando los escuché se me puso la piel de gallina; y sentí un gran temor por lo que me fui a la habitación», contó una joven que vive en el sector.

Esta situación ha generado diversos comentarios entre los bandeños quienes no salen de su asombro. Algunas personas se arriesgan a decir que anda «el almamula», otros son más prudentes y no pueden explicar estos sucesos.

¿Qué es el almamula?

Se dice que el almamula es una mujer que vive en pecado, la cual tiene como amante a su padre, o a su hermano o a su hijo, es decir a alguien de su propia sangre.

Una mujer que se revela ante la ley de Dios, pues no siente vergüenza ni pudor alguno de sus amores.

Por lo tanto Dios la condena en vida a vagar por las noches, convertida en mula, buscando quien la redima. Porque aún siendo almamula puede salvarse, si encuentra un hombre corajudo que le haga frente y le corte un pedazo de oreja, o le haga cualquier incisión de la que brote sangre.

La creencia popular señala que el almamula sale los martes y jueves, cuando hay viento del sur o cambio de tiempo y siempre después de las 12 de la noche. 

Cabe destacar que en los últimos días se produjo un importante cambio climático y los «llantos de los perros» fueron a la madrugada.

El almamula grita .Y ese grito eriza la piel y pone miedo en el alma de quien escucha, pues su grito resume la desesperación y la locura.

Quien desea salvarla debe preparar un cuchillo y esperarla (cuchillo porque es de acero , y además tiene cruz entre el cabo y la hoja). Dicen que ella sabe cuando alguien la espera para herirla, y grita aún mas fuerte para atemorizar a su salvador, y a la vez poner a prueba su valentía. Si el hombre no muestra signos de miedo y se le acerca resuelto, ella baja la cabecita y se queda quieta para que la corten: es como un ritual, se necesita que derrame sangre para lograr su purificación, su absolución.

En cambio el almamula vieja es mala, agresiva y goza haciendo daño. Una característica que la distingue de la anterior es que echa fuego por la boca, y que de ella penden gruesas cadenas que va arrastrando. Además su parte trasera es hueca. Dicen en el campo que su instinto animal se manifiesta ante las majadas: ataca a los indefensos corderos y los mata, comiéndole únicamente las vísceras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here