Este miércoles la iglesia comienza el tiempo de Cuaresma

1
176

misaEste miércoles, en todas las parroquias bandeñas, se celebrará la tradicional Misa de Cenizas a través de la cual los católicos ingresamos al tiempo litúrgico de Cuaresma, un camino de preparación para la fiesta de Pascuas de Resurrección.

La mayoría de las iglesias que integran el Decanato Banda celebrarán la santa misa a partir de las 20.30 e invitan a la comunidad a participar de este momento con un corazón abierto, dispuesto a convertirse al Señor y a vivir bajo la luz del Evangelio.

Cabe mencionar que Cuaresma es un tiempo litúrgico “son 40 días de penitencia, ejercicio de la caridad y oración para prepararse para la gran fiesta de la Pascua” y una ocasión favorable “para arrepentirse, personal y comunitariamente, de los pecados y cambiar algo, de modo que seamos mejores y vivamos más cerca de Cristo”.

En la Cuaresma, Cristo mismo nos llama a cambiar de vida. Y nuestra Madre, la Iglesia, por su misión, nos invita a vivir la Cuaresma como un camino hacia Jesucristo, escuchando la Palabra de Dios, orando, compartiendo con el prójimo y haciendo obras buenas, de manera que, por el cultivo de una serie de actitudes cristianas, tomemos conciencia del daño que nos causa el pecado y nos decidamos a seguir fielmente a Jesús.

La Cuaresma llama al cristiano a realizar el ejercicio del perdón y la reconciliación fraternas, y también profundizar en el significado y el aprecio de la cruz de Jesús.

Uno de los objetivos de este período penitencial: “Es un volver a Dios, valorando las realidades terrenales bajo la luz indefectible de su verdad. Una valoración que implica una conciencia cada vez más diáfana del hecho de que estamos de paso en este fatigoso itinerario sobre la tierra, y que nos impulsa y estimula a trabajar hasta el final, a fin de que el Reino de Dios se instaure dentro de nosotros y triunfe su justicia”.

Cuando se marca la señal de la cruz en la frente de los presentes: «Conviértete y cree en el Evangelio». “Estas frases invitan a la conversión y a la aceptación gozosa de Jesucristo, o a considerar desde nuestra caducidad y fragilidad la necesidad del Amor misericordioso de Dios”.

El Santo Padre, en su Mensaje de Cuaresma, afirma que hay miserias materiales, morales y espirituales sobre las cuales posar la mirada y tratar de convertir.

La Cuaresma es un tiempo adecuado para despojarse; y nos hará bien preguntarnos de qué deberíamos privarnos a fin de ayudar y enriquecer a otros con nuestra pobreza. La verdadera pobreza duele: no sería válido un despojo sin esta dimensión penitencial.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here