Fiesta de Nuestra Señora de la Dulce Espera: «El amor siempre genera vida»

0
141

Con una gran devoción, el fin de semana se desarrolló el triduo en honor a Nuestra Señora de la Dulce Espera para celebrar su fiesta patronal. Con una amplia paticipación de mamás y embarazadas se vivieron momentos de mucha emoción en tres jornadas organizadas por la comisión perteneciente a la parroquia Cristo Rey.

Encuentro de Mamis

Con el lema «Con María de la Dulce Espera, caminemos el tiempo sinodal, velando la nueva vida», el viernes se desarrolló el 2° Encuentro de Mamis, en un espacio donde pudieron expresar los momentos que les toca vivir mientras transitan su embarazo o sus primeros momentos como madres.

También plantearon sentirse contenidas por la Comisión de la Dulce Espera, desde la oración misma, a través del seguimiento que se realiza a cada una, o por el  intercambio de experiencias que las ayuda a sobrellevar las distintas situaciones que se presentan mientras adguardan la llegada de su bebé.

 

Cabe señalar que también se pidió por aquellas parejas que rezan por el milagro de la procreación y hacer realidad el sueño de ser padres.

En la segunda jornada, la comunidad de la Capilla Santa Rita -del barrio Ramos Taboada- recibió por primera vez a la imagen de María en la dulce espera.  Fue un momento de fiesta ya que sumaron este acontecimiento a la novena de su patrona.

Visita a Santa Rita

En la ocasión se realizó la Celebración de la Palabra y la correspondiente bendición de las mamis.

Fiesta Central

Este domingo 15, el padre Gastón Cuello presidió la misa central en honor a Nuestra Señora de la Dulce Espera que tuvo una gran participación de embarazadas y mamis que fueron a presentar a sus bebés recien nacidos.

La ceremonia se inició con la  Mesa de la Vida de la que participó la gran familia de la Dulce Espera.Durante su homilía, el padre Cuello destacó: “Venimos a animarnos con la Palabra de Dios para sentir que no estamos solos. Sin embargo, en  el caminar de la vida queremos aflojar y vamos dejando de lado y olvidando ese consuelo que sólo Jesús uede darnos, porque perdemos la meta, ese camino hacia donde tenemos que ir  en busca de esa esperanza que nos ha prometido y ese amor que sólo él ha sabido darnos”.

Asimismo destacó, “María en esta advocación de la Dulce Espera ha dado pasos y muestras de ese amor, ese amor que es sacrificio, ese amor que es entrega, ese amor que genera vida, porque el amor siempre genera vida. Vamos a pedirle a esta mujer que como iglesia podamos ser el testimonio vivo del amor de Dios”.

Al finalizar la ceremonia, el sacerdote brindó la bendición a las mamás embarazadas, a los bebés recien nacidos y las parejas que fueron a pedir por la llegada de un hijo.

La Comisión de la Dulce Espera realizó la entrega de escarpines  y unos almanaques como souvenirs en esta fiesta donde ante todo se celebró la vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here