Gérard Depardieu: "He sabido desde muy joven que gusto a los homosexuales. Si me pedían sexo, yo les pedía dinero"

0
61

Gérard Depardieu lanza su autobiografía Ça s’est fait comme ça (Así sucedió) y en distintas notas adelantó el material con confesiones escandalosas sobre su nacimiento y las distintas cosas que hizo para ganar dinero.

En el libro, el actor francés de 65 años habla de su vida sexual en la adolescencia. «Un día me dí cuenta que mi cuerpo gustaba mucho a los homosexuales. Y pensé que prostituirme me permitiría ganar un poco de dinero, de vez en cuando…He sabido desde muy joven que gusto a los homosexuales. Si me pedían sexo, yo les pedía dinero», reveló en algunas de las notas que realizó para promocionar la edición de la autobiografía.

¿Qué otra cosa hizo Depardieu para conseguir plata? «He llegado a robar tumbas para conseguir algún dinero».

Además, contó que su padre era alcohólico y que cuando su madre quedó embarazada le pidió que se practique un aborto: «No quería que yo naciese. El aborto no funcionó. Y terminé naciendo, cuando no estaba previsto mi nacimiento. Fue mi madre quien me contó la historia, con mucho amor».

Sobre sus compatriotas se despachó con polémica: «Los franceses se han convertido en un pueblo que odia el dinero. Han perdido la antigua alegría de vivir. Alguien que se ríe y se emborracha se convierte rápidamente en un tipo sospechoso. Comprendo perfectamente que muchos franceses quieran largarse de Francia. Todo va mal. La vida francesa se ha convertido en algo muy agrio. Por eso me alegro cuando veo que, en Bretaña, los bretones han llegado a meter fuego a camiones y carreteras, para protestar contra todo». El actor es residente fiscal de Rusia y tiene muy buena relación con el presidente Vladimir Putin, quien le concedió la ciudadanía.

Depardieu sólo dejó de hacer declaraciones escandalosas cuando habló de la muerte de su hijo, Guillaume: «Sufrí como un perro. Lo pasé muy mal. Luego… ahora pienso que Guillaume, como François Truffaut, como Marguerite Duras, como mi madre, como mi padre, como Barbara, no han muerto. Están vivos. Viven conmigo, en mi corazón, en mi alma».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here