Háwai: ríos de lava de volcán Mauna Loa se aproximan a principal ruta de la isla

0
102
Caudalosos ríos de lava despedida por el volcán Mauna Loa en Hawái se aproximaban este viernes a una de las principales rutas de la isla, informaron las autoridades, alarmando a la localidad con un reducido sistema vial.

Los ríos de lava provenientes de la tercera fisura del gran cráter alcanzaron una velocidad de hasta 40 metros por hora en el último día, informó este viernes el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), antes de disminuir el ritmo de avance.

En su más reciente reporte, las autoridades detallaron que la lava se encuentra a 5,2 kilómetros de la importante autopista Daniel K. Inouye (Saddle Road) y que, de acuerdo con lo observado en las últimas horas, el río de lava podría alcanzar esta arteria de tránsito en una semana.

«Sin embargo, hay muchas variables en juego y tanto la dirección como el tiempo de avance del flujo son fluidos y se espera que cambien en períodos de horas a días», aclararon.

El Servicio destacó que la tercera fisura es la que emana mayores flujos de lava, en tanto que las dos primeras alimentan los ríos ladera abajo. La cuarta fisura despide flujos de esta materia ardiente que se desplazan hacia el noreste. Por el momento, ninguna propiedad está bajo amenaza por el fenómeno, resaltó el USGS.

Especialistas advierten que los vientos pueden arrastrar colina abajo gas volcánico, cenizas finas y hebras de vidrio basáltico conocidas como cabellos de Pele. Estos hilos, que pueden llegar a medir hasta dos metros, son formados cuando las madejas de lava se enfrían rápidamente en el aire.

Fueron bautizadas en referencia a Pele, la diosa de los volcanes en Hawái. Pueden ser muy afiladas y representan un peligro potencial de heridas en los ojos y la piel.

Mauna Loa («Montaña grande) es el volcán más grande de la Tierra en superficie y cubre la mitad de la Isla Grande, siendo mayor que el resto de las islas de Hawái juntas.

Mauna Loa: su despertar en 2022

Las primeras señales de actividad se conocieron a principios de octubre de 2022, cuando el Servicio Geológico de EEUU reveló un aumento de diez veces en los medidores de los pequeños terremotos presentes, por debajo de la caldera de la cumbre del volcán. Esto tiene que ver con los movimientos subterráneos del magma del interior del volcán.

Los breves pero constantes terremotos se mantuvieron de forma esporádica hasta el 27 de noviembre de 2022, cuando comenzaron a verse nuevas fisuras sobre la superficie del cráter. Cerca de las 23:30h local, éstas rasgaduras presentaron algunos derramamientos de lava.

El 28 de noviembre hubo una parte de las capas de nubes, que dispersaron la luz de la erupción e imposibilitaron su visualización desde las áreas urbanas de la isla. «Parece que la lava emitida por la erupción era tan brillante que el sensor se saturó, produciendo una ‘racha de recuperación posterior a la saturación’ hacia el sureste», señaló Simon Carn, vulcanólogo de Michigan Tech, un comunicado del NASA Earth Observatory. «Estas rayas solo se ven sobre fuentes muy intensas de radiación visible», agregó finalmente.

Dentro de las sustancias que el volcán emanó había dióxido de azufre (SO2), el cual consiste en un gas acre que reacciona con el oxígeno y el agua para formar una neblina volcánica gris, de nombre «vog».

«La erupción es efusiva más que explosiva, aunque su fase inicial durante la noche del 28 de noviembre fue bastante enérgica e inyectó algo de dióxido de azufre a grandes altitudes, posiblemente hasta la tropopausa», sostuvo Carn, lo cual según él es «inusual para este tipo de erupciones».

«Las erupciones de Mauna Loa suelen durar unas pocas semanas», dijo la vulcanóloga del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, Ashley Davies, aunque agregró que ésta es «una erupción en evolución y estamos solo en los primeros días».

Ámbito

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here