Hay gente que reza delante de la tumba del padre Pierre, «porque sabe que su interseción llega al Señor»

0
499
Foto archivo.

Pasaron 25 años de la desaparición física del padre Fils Pierre, pero aún sigue presente entre los feligreses bandeños. Todavía resuena su mensaje en cada una de las personas que lo conoció y que a través de él conoció a Dios. «El padre colaboró en la transformación de muchas vidas», sostiene Lucy Nader. Y agregó, «hay gente que se para delante de su tumba para rezarle y seguramente le pide algo, sabe que su intercesión llega porque está cerca del Señor«.

En diálogo con LA BANDA DIARIO la catequista Lucinda Esther «Lucy» Nader no dudó en afirmar, «el que conoció el Espíritu del padre Pierre permitió que Dios convierta su corazón, y seguimos caminando detrás del Señor, porque alguien nos mostró el camino. El padre colaboró en la transformación de muchas vidas».

Más adelante recordó que el presbítero quería que se lo entierre en la parroquia, «por suerte lo pudimos traer. En la actualidad hay gente que se para delante de su tumba para rezarle y le pide porque sabe que su intercesión llega porque está cerca del Señor. Su vida fue transformadora para él y para mucha gente».

En otro orden de cosas Nader recordó que el padre Pierre nació en Haití, «según contó, a los 7 u 8 años se enfermó grave; se estaba muriendo. Entonces un grupo de personas oraron y se sanó».

«Sé que fue rescatado por la Virgen, su vida transcurrió entre la Virgen, ella le dio el ideario. Nació el día de la Virgen de Lourdes y se fue el día de la Señora de Todas las Gracias, el 7 de noviembre. Su vida está en esos dos portales, él era muy mariano. Las fiestas de María las respetaba mucho», acotó.

También recordó, «cuando el padre Pierre llegó a La Banda yo les dije a mis hermanos ´miren que el padre está solo no tiene familia´. Así él frecuentó y aparte la quería mucho a mi mamá, le tenía mucho respeto. Su relación era afectuosa y respetuosa. Nunca vi un exabrupto, solía reírse de las bromas».

«Mi relación con él era de catequistas a pastor. Tuvimos una linda amistad, siempre respetable. Además, él era mi confesor. Tengo muy buenos recuerdos del padre. Hicimos retiros, dimos seminarios. El padre fue amigo, ese amigo que vos sabes que puedes confiar«, concluyó Lucy Nader.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here