Histórico decomiso de drogas en Colombia: hallaron 9 toneladas de cocaína del Clan Úsuga

0
285

«Es un golpe al corazón de las finanzas de la mafia», dijo el director de la Policía local, general Jorge Nieto. El oficial aclaró que este es el mayor hallazgo de cocaína dentro de un escondite en zona continental, al recordar que en el pasado se decomisaron hasta 13 toneladas de droga en operaciones realizadas en altamar, al interior de botes cargueros.

El denominado Clan Úsuga es una estructura criminal conformada por ex guerrilleros y paramilitares con narcotraficantes, bajo el mando de Darío Antonio Úsuga «Otoniel», un temido jefe mafioso al que las autoridades persiguen desde hace varios años en el noroeste del país, la misma zona donde se encontró el alijo.

Nieto aseguró que pronto será «una realidad» la captura o muerte de Úsuga y recordó que desde que se lanzó la ofensiva policial en su contra, se detuvo a varios de sus lugartenientes y se decomisaron decenas de toneladas de cocaína.

El alijo incautado por las autoridades llegó de diferentes partes del país, se acopió en el lugar y pertenecía, según la versión oficial, a Roberto Vargas Gutiérrez, «Gavilán», segundo al mando del Clan Úsuga.

La droga fue hallada por hombres del Bloque de Búsqueda de la Policía, un grupo similar al que se creó en los años 80 y que acabó con la vida del jefe mafioso Pablo Escobar, en el interior de una finca bananera a las afueras del municipio de Turbo, frontera con Panamá.

Nieto explicó que el escondite de la droga estaba bajo tierra, en una suerte de refugio hecho de hormigón,sobre el que se construyó una «casucha» y que fue necesario destruir para acceder a los 9.355 paquetes de un kilo cada uno que estaban allí almacenados.

El director de la Policía evitó hablar de posibles soplones para dar con el escondite de la droga, al señalar que se trató de un «trabajo detallado y de inteligencia» de las autoridades, que incluso contó con apoyo de organismos extranjeros, que prefirió no mencionar.

«Lo más importante son las vidas que se pueden salvar con esta incautación», precisó Nieto, que explicó que la finca donde estaba oculta la droga está junto a un riachuelo que desemboca en el mar Caribe, de manera que los alijos eran llevados a embarcaciones rápidas en altamar, que luego se dirigen a países de Centroamérica, antes de su desembarco final en Estados Unidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here