Irán ejecutó a 20 «terroristas sunitas» acusados de matar a una autoridad chiíta

0
340

Irán ejecutó en la horca a 20 miembros de un grupo «terrorista» sunitaacusados de asesinatos y de haber amenazado la seguridad nacional, en una de las más importantes ejecuciones masivas de la República Islámica.

Los 20 condenados fueron ejecutados el martes, indicó el jueves el fiscal general Mohamad Javad Montazeri en la televisión estatal IRIB, sin precisar su nacionalidad ni el lugar de la ejecución.

«Estas personas cometieron asesinatos (…) mataron a mujeres y niños,causaron destrozos, actuaron contra la seguridad nacional y mataron a responsables religiosos sunitas en regiones kurdas», enumeró.

El ministerio iraní de los servicios de inteligencia informó el miércoles en un comunicado de 24 casos de ataques armados, de explosiones con bomba y de robos entre 2009 y 2012 cometidos por el grupo «Tawhid y Yihad»,que causaron 21 muertos y casi 40 heridos en el oeste de Irán.

Un total de «102 miembros y partidarios de este grupo han sido identificados (…) algunos murieron en combates con la policía, otros fueron detenidos. Algunos de los detenidos fueron condenados a muerte y otros purgan penas de cárcel», añadió el ministerio.

El grupo está acusado de haber asesinado en 2009 a dos religiosos sunitas, uno de los cuales era un representante provincial de la poderosa Asamblea de Expertos.

El fiscal precisó que los acusados seguían la ideología «takfiri», un término para designar a grupos yihadistas o islamistas radicales sunitas.

En las primeras horas de este año, Arabia Saudita, de gobierno sunita, anunció la ejecución de 47 personas por conspirar y llevar a cabo ataques terroristas, atacar a civiles y fuerzas de seguridad.

El reino islámico conservador había detenido a miles de militantes islamistas tras una serie de ataques perpetrados por el movimiento terrorista Al Qaeda entre 2003 y 2006 que dejaron cientos de víctimas fatales.

Pero entre ellos estaba el clérigo chiíta Nimr Baqer al Nimr, lo que desató la furia de Irán. En ese momento convocó a la máxima autoridad de Arabia Saudita en la República Islámica en señal de protesta por la ejecución.

Cabe recordar que el Islam se divide en dos ramas, la chiíta y la sunita. Tras la muerte del profeta Mahoma en el año 632, se planteó el problema de la sucesión. Un grupo -los sunitas-, siguió a los primeros califas posteriores a Mahoma, mientras que el otro -los chiítas- sostuvo que se debía continuar con la línea familiar del profeta, es decir, su yerno Alí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here