La AFIP manda cartas para inducir el blanqueo de empleo doméstico y dice que hubo 36.000 registros

0
140
Crédito: Shutterstock

Nos llama la atención que no tengas a nadie registrado que te ayude en tus tareas domésticas», dice en su primer párrafo la comunicación que muchas personas recibieron de parte de la AFIP en los últimos meses. El mensaje, que por su contenido y su redacción generó muchas reacciones y comentarios en las redes sociales, puede llegar por mail o por la ventanilla electrónica dentro de la página web del organismo recaudador. Y es parte de la estrategia de «inducción», por la cual y según el dato que dan en el organismo, se registraron unas 36.000 relaciones laborales por tareas en casas particulares.

En total se mandaron, entre mayo y lo que va de este mes, 650.000 cartas. La elección de los destinatarios tiene que ver con que la AFIP presupone, tras un cruce de datos patrimoniales y de consumo, que hay un trabajador en la casa para las tareas domésticas. Más allá de la coloquial frase referida a alguien «que te ayude en tu casa» elegida para la comunicación oficial, lo cierto es que hay para estos casos un sistema laboral y un vínculo de empleador y trabajador, que está establecido por la ley 26.844 del año 2013. Allí se determinan cómo son las jornadas laborales, las categorías de servicios, el régimen de vacaciones y el de indemnización por despido, entre otros varios temas.

Hoy hay registradas 535.768 personas en el régimen de trabajo en casas particulares, pero se estima que hay más de un millón de trabajadores en la actividad.

¿Qué pasa si quien recibe la comunicación no tiene realmente a nadie trabajando en su casa? En tal caso no tiene que hacer nada, ni responder el mensaje ni dar explicaciones por otras vías, según afirman en el organismo. Hay que tener en cuenta que algunas personas pueden tener esta notificación enviada al domicilio fiscal electrónico, que está dentro de la página de la AFIP. Se accede con clave fiscal y se busca la opción «e.Ventanilla» entre los «Servicios Administrativos» que aparecen alistados a un costado y con letras rojas; es posible pedir que, cada vez que se envíe allí un mensaje, el contribuyente reciba un aviso en su cuenta de mail.

El registro del personal se servicio doméstico puede hacerse a través de la páginawww.casasparticulares.afip.gob.ar (también se puede acceder desde la página de la AFIP). Los datos que es necesario tener a mano, porque los pedirá el formulario de inscripción, son: el CUIL de la persona a registrar; su nombre y apellido; sus datos de contacto y domicilio; el tipo de trabajo que hará y si solo estará en la casa del empleador que la está registrando o si hay también otros lugares donde realiza tareas domésticas; la cantidad de horas semanales que trabajará; la remuneración pactada; la fecha de ingreso y el domicilio laboral.

Para el empleador, es posible deducir del impuesto a las ganancias los pagos de las remuneraciones y de los aportes a la seguridad social. Esa información debe cargarse en el formulario Siradig – Trabajador, siempre en forma online. Para este año, el límite deducible es de $66.917,91. Hasta ese tope, el monto declarado se descuenta del ingreso sobre el cual se calcula el impuesto.

Al realizarse el alta, se gestiona desde el mismo formulario el pago de la primera cuota de la Aseguradora de Riesgos del Trabajo (ART), ya que esa cobertura se paga en el mismo mes al que corresponde la cuota (a diferencia de los otros aportes y contribuciones, que se abonan a mes vencido).

¿Cuáles son los costos? El sistema prevé el pago de las prestaciones de salud y de jubilación futura, con el ingreso de un monto que hoy está en $581,15 para el caso de personas mayores de 18 años, que trabajan 16 horas o más en el hogar y que no están jubiladas. A eso hay que sumar la alícuota del seguro de riesgos laborales, que en este ejemplo es de $230 (el total mensual da $811,15). Por una trabajadora que está menos de 12 horas, por ejemplo, se paga un total de $188,88.

Al momento de hacer un registro hay que tener en cuenta que hay que gestionar el alta en la ART y, además, recordarle a la persona empleada que debe informar el alta en la obra social de la propia actividad o bien en la obra social que elija (el listado de las entidades habilitadas está en la página de la Superintendencia de Servicios de Salud).

El envío de mensajes como una forma de procurar el registro no es algo nuevo en la AFIP. En 2013, tras la aprobación de la ley regulatoria por parte del Congreso el organismo emitió una resolución, la 3492, para establecer la presunción de empleo en casas particulares en el caso de personas con determinado patrimonio o nivel de ingresos (esa normativa, de todas formas, no se aplicó luego en cuanto a determinar deudas de oficio).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here