La Argentina de luto

0
1316

Finalmente la Cámara de Senadores de la Argentina convirtió en Ley el Aborto Legal (Interrupción Voluntaria del Embarazo), y en las calles de Buenos Aires se desató una fiesta. La pregunta es ¿se puede festejar el MATAR a un ser humano?. Qué parádojico, las personas que apoyaron esta propuesta GENOCIDA se vestían de verde y como sabemos es el color de la esperanza pero de vida, no esperanza de ASESINAR.

Lo que se aprobó esta madrugada en la República Argentina, disfrazada de ley, no es otra cosa que brindarle a las personas (en este caso a las mujeres) un arma legal para MATAR, ASESINAR a un inocente, a un SER HUMANO que está en plena formación. Hablamos de un ser indefenso.

Cuando se conoció la noticia surgió el interrogante, ¿qué festejan esas mujeres?. Mi intelecto no logra entender, comprender como un humano se alegra por tener la posibilidad de asesinar de manera legal y no ir preso.

Es doloroso saber que a partir de ahora, miles de personas podrán decidir quién vive y quién no. Una locura. HOY LA ARGENTINA ESTÁ DE LUTO.

¿A dónde están los organismos de Derechos Humanos?; ¿a caso un niño en formación, no tiene derecho. Ya se olvidaron que la Constitución Nacional de la Argentina garantiza la vida?

Sorprende que los «defensores de los derechos de las personas» estén callados.

En algún punto causa indignación leer las declaraciones del presidente Alberto Fernández: «Ahora somos una sociedad mejor».

Desde niño mis padres me enseñaron que una sociedad es buena cuando existe igualdad de oportunidades, cuando las personas pueden desarrollarse, alcanzar sus sueños, crecer. Pero me sorprende las declaraciones del mandatario nacional, resulta que ahora la Argentina es una sociedad mejor porque es LEGAL MATAR, ASESINAR, QUITAR LA VIDA A OTRA PERSONA.

¿En nuestro país se puede pensar que la práctica abortiva será segura?. De repente pienso que los hospitales públicos de todo el país, y en especial en Santiago del Estero, en muchos casos, carecen de los elementos mínimos indispensables. ¿A caso el presidente y sus legisladores no saben que el aborto es una práctica quirúrgica?.

¿Qué garantía tendrá la mujer que no morirá, por el sólo hecho de ir a un hospital o centro privado de salud?

El presidente de la Nación Alberto Fernández; los senadores y diputados nacionales juraron sobre la Biblia a la hora de asumir sus cargos de hacer cumplir las normas establecidas en la Consititución Nacional; y curiosamente en la madrugada de este miércoles pisotearon la Carta Magna del País.

A eso sumamos que le faltaron el respeto a Dios. Desoyeron la voz de nuestro Señor. El mismo presidente Fernández señaló que era católico; si realmente lo es debería haber meditado en torno al SEXTO MANDAMIENTO QUE DICE ‘NO MATARAS’.

Los mandamientos fueron creados por Dios para ordenar nuestras vidas y conductas. Así como existen leyes que sirven para regular la convivencia en una sociedad; éstos tienden a poner ORDEN en la vida de los cristianos. ¿A partir de ahora podremos ser felices matando a un indefenso?. ¿Qué postura tendremos ante Dios después de incumplir un mandamiento?.

La historia se repite. Si revisamos la historia de la humanidad, veremos como de manera sistemática se atentó contra la vida por nacer. En su momento fue Herodes quien al enterarse del nacimiento de Jesús, mandó a matar a los niños (por eso conmemoramos el Día de los Santos Inocentes).

Este miércoles, el presidente Alberto Fernández y sus senadores aprobaron una ley PARA MATAR, ASESINAR A NIÑOS. Es lo mismo, ahora le dicen Aborto legal, dicen que así salvarán vidas. Miren la incoherencia: VAMOS A MATAR A NIÑOS PARA SALVAR VIDAS. «MATAR PARA SALVAR».

¿Qué podemos esperar de un presidente que promueve la muerte?; ¿qué podemos esperar de los senadores y diputados que demostraron tener desprecio por la vida?, porque  aprobar esta ley es sencillamente despreciar la vida. Dicen querer un futuro mejor para el país, velar por los derechos de los jubilados, de los trabajadores y sin embargo promueven el GENOCIDIO DE NIÑOS.

Los políticos que hoy gobiernan el país y no tuvieron pudor de manchar sus manos con sangre, no tienen TEMOR DE DIOS. ¿Serán entonces los encargados de conducir  a la Argentina a la prosperidad?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here