La Eurozona busca destrabar la ayuda a Grecia

0
180
Crédito foto: AP

Durante los debates que concluyen el sábado, los ministros prevén avanzar en la ejecución de las medidas aprobadas en una cumbre el 21 de julio, que incluyen un paquete de ayuda a Grecia por 160 mil millones de dólares, con una fuerte participación del sector privado y una flexibilización del fondo de rescate europeo.

 

Vamos a «avanzar en la ejecución de medidas aprobadas en julio», señaló a la prensa el ministro de Economía belga, Didier Reynders, antes de iniciar los debates, bajo fuerte presión de los mercados, temerosos de que la crisis de la deuda en la Eurozona se traslade a otros países, como Italia y España, tercera y cuartas economías europeas, y provoque el retorno de una recesión mundial.

 

«Buscamos, además, reforzar la integración fiscal europea, de manera de lograr una mejor integración», añadió. Para ello necesitamos «reforzar el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y avanzar en una especie de PSP, Participación del Sector Privado», describió.

 

El segundo plan de rescate aprobado en julio aún necesita ser aprobado por los gobiernos y parlamentos de los 17 países de la Eurozona. Hasta ahora sólo lo han hecho Francia, Bélgica y Luxemburgo. Pero para avanzar, aún quedan varios asuntos espinosos por resolver, como el acuerdo entre Finlandia y Grecia, en el que Helsinki le pidió a Atenas garantías a cambio de su ayuda, lo que suscitó el temor de que varios países europeos hagan lo mismo, en momentos en que crecen las dudas de que el país heleno pueda pagar su gigantesca deuda.

 

En ese sentido, la ministra de Economía de Finlandia, Jutta Urpilainen, descartó llegar a una solución en esta oportunidad. «No creo que lleguemos a una solución esta noche». El gobierno de Eslovaquia, por otro lado, sacudió el tablero europeo cuando se negó a apoyar este paquete de ayuda a Grecia. La ministra de Economía española, Elena Salgado, se declaró «optimista» por los resultados de los debates, y aseguró que los ministros «estamos poniendo todo de nuestra parte». «Debemos estabilizar a los mercados», dijo en inglés.

 

El ministro de Finanzas de Grecia, Evangelos Venizelos, subrayó que la única manera de avanzar es mediante la «ejecución de las medidas del 21 de julio».

 

Grecia tampoco ha recibido los 8.000 millones de euros correspondientes al sexto tramo de un plan de ayuda aprobado en 2010, que aún está en el aire por las crecientes dudas de que no pueda ejecutar su plan de reformas. Para avanzar, el presidente del Banco Central Europeo (BCE) Jean-Claude Trichet pidió el jueves, a su llegada a Polonia, «más firmeza de las autoridades y lucidez del sector privado».

 

El jefe del BCE se congratuló por el papel que cumplen los bancos centrales como un «pilar fundamental» para la «estabilidad» de la economía. Las declaraciones de Trichet ocurrieron poco después de que los principales bancos centrales del mundo se movilizaran para reforzar el suministro de liquidez en dólares al mercado financiero, provocando un repunte en las acciones de los bancos de la eurozona y una revalorización del euro.

 

Durante la reunión en Polonia, los ministros se pronunciarán, además, sobre un acuerdo de principio alcanzado el jueves para endurecer el Pacto de Estabilidad y la disciplina presupuestaria común frente a la crisis de la deuda. El nuevo dispositivo, propuesto por la Comisión Europea, prevé sanciones financieras para los países que permitan que sus déficits fiscales se disparen por encima del límite fijado en el 3% del Producto Interior Bruto, y mecanismos para aplicarlas de una manera más rápida y eficaz.

 

La reunión abordará, también, la cuestión de los eurobonos, un mecanismo de respaldo compartido y asunción común de riesgos de las deudas entre países de la Eurozona, presentados por su promotores como la única manera de solucionar la crisis de forma duradera.

 

Alemania, sin embargo, se opone a la medida y la propia canciller alemana Angela Merkel la calificó el jueves de «absurda».»Ésta es una gran oportunidad para enviar a los mercados un mensaje claro», subrayó Venizelos a la prensa. «No sólo para Grecia, sino para el resto del mundo».

 

Por su parte, la ministra de Economía de Austria, Maria Fekter, señaló que su país considera el anuncio de un default de Grecia como una salida posible a la crisis de deuda europea, aunque descarta la opción, de momento.Si hubiera una situación en la que ese camino se convirtiera en la mejor salida, «debemos considerar esa alternativa. Aunque no es ésa la situación, de momento», precisó la funcionaria a los periodistas en Wroclaw.

Fuente: AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here