La inclusión en la educación: ¿una deuda pendiente de las escuelas?

0
2796

La gran pregunta que debemos hacernos es justamente esa: ¿están en los ambientes adecuados?

Desde las instituciones debemos asegurar una educación de calidad y promover oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida para todos. Pero para esto es muy importante que todos nos comprometamos: docentes, directivos, alumnos, padres y toda la comunidad.

La inclusión se refiere a vivir con la diferencia. Es ofrecer un entorno en donde todos se sientan bienvenidos y donde todos sientan que pueden aprender. Esto significa que se trabajan de manera seria, transversal y sostenidas en el tiempo las habilidades socio-emocionales como la empatía, la colaboración, y el respeto por las diferencias, lo que sin duda, a la larga, hace que los chicos sean mejores personas y el mundo un lugar más amable. Significa que derribamos barreras, y les ofrecemos herramientas a todos los alumnos para que puedan aprender, los apoyamos y hacemos un seguimiento. Nos preguntamos: “las prácticas áulicas ¿son efectivas para todos los alumnos?”, y en caso que no lo fueran, ¿qué podemos hacer para ayudar a aquellos alumnos que necesitan algún enfoque o recurso diferente? Seguramente tendremos que hacer adecuaciones, es decir recorridos escolares individuales para cada niño que así lo requiera.

Es importante ver si contamos con el recurso humano necesario o si debemos capacitarlo o contar con algún apoyo extra en el aula, en casos que así lo requirieran.

¿Cómo caminamos hacia una educación inclusiva? Inspirando con nuestra visión, investigando y capacitándonos, trabajando de manera cooperativa, haciendo un relevamiento de las prácticas actuales y viendo qué necesitamos cambiar o reforzar. Todos juntos podemos hacer un mundo en donde todos podamos vivir…

Fuente: MinutoUno

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here