La ONU señaló a Indonesia como el epicentro COVID en Asia debido a la “falta de solidaridad” de los países y la lentitud de la vacunación

0
224
Trabajadores que usan equipo de protección personal (EPP) entierran a una víctima de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en Yakarta, Indonesia, el 23 de julio de 2021. REUTERS / Willy Kurniawan / Foto de archivo

La máxima funcionaria de Naciones Unidas en Indonesia, Valerie Julliand, ha apuntado a la “falta de solidaridad global” y la lentitud en el proceso de vacunación como motivos principales de que el país sea actualmente el epicentro de contagios de COVID-19 en el continente asiático.

Gracias a la aplicación de medidas restrictivas, Indonesia había conseguido mitigar los efectos de la pandemia, al igual que otros tantos países del sudeste asiático, según ha detallado Julliand, aunque desde el mes de mayo la crisis sanitaria se ha vuelto “más urgente” y los casos se han quintuplicado, tal y como recoge un comunicado de la ONU.

Se dejan flores en las tumbas en un área de entierro proporcionada por el gobierno para las víctimas de la enfermedad del coronavirus, ya que el país informa un número récord diario de muertes por COVID-19, en Yakarta, Indonesia, el 23 de julio de 2021. REUTERS / Willy Kurniawan
Se dejan flores en las tumbas en un área de entierro proporcionada por el gobierno para las víctimas de la enfermedad del coronavirus, ya que el país informa un número récord diario de muertes por COVID-19, en Yakarta, Indonesia, el 23 de julio de 2021. REUTERS / Willy Kurniawan

Hace unos días Indonesia superó a India y Brasil como nación con más contagios diarios, lo que la ha situado como actual epicentro de casos en Asia, e incluso este miércoles la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó de que en el país se habían registrado más de 77.500 fallecimientos a causa de la enfermedad.

CAUSAS PRINCIPALES

Julliand ha apuntado a los descuidos por parte de la sociedad como uno de los motivos del aumento imparable de casos, aunque la lentitud en el proceso de vacunación también ha jugado un papel fundamental, ya que a mediados de julio tan solo un 6% de la población había recibido alguna dosis.

En este aspecto, destacó la baja cobertura entre los ancianos y otros grupos vulnerables ante la enfermedad. Aunque Indonesia había conseguido un “suministro relativamente bueno” por parte del organismo internacional COVAX, “la falta de solidaridad global” ha sido determinante.

Una persona reacciona cuando recibe una dosis de la vacuna Sinovac Biotech de China contra la enfermedad del coronavirus (COVID-19) durante un programa de vacunación masiva en el parque de atracciones Ancol en Yakarta, Indonesia, el 24 de julio de 2021. REUTERS / Willy Kurniawan
Una persona reacciona cuando recibe una dosis de la vacuna Sinovac Biotech de China contra la enfermedad del coronavirus (COVID-19) durante un programa de vacunación masiva en el parque de atracciones Ancol en Yakarta, Indonesia, el 24 de julio de 2021. REUTERS / Willy Kurniawan

Los países ricos acumularon vacunas. Por muy triste que sea, Indonesia ciertamente no es la que se encuentra en peor situación; solo el 1,1 por ciento de las personas en los países de bajos ingresos ha recibido al menos una dosis de vacunación”, ha denunciado la trabajadora de Naciones Unidas en el país asiático.

En este contexto, Indonesia introdujo restricciones estrictas de movimiento en Java y Bali a principios de julio, y desde entonces ha ampliado esas medidas, pero aún no ha aplicado una limitación de movimiento o bloqueo a nivel nacional, como lo han hecho otros países en una situación similar.

Para solucionar la situación, la ONU ha estado brindado “apoyo técnico y operativo” y pondrá especial interés en la prevención, por lo que dotará de medios para la realización de pruebas en términos de “equipos, protocolos y capacitación”.

Un trabajador médico tira de un cilindro de oxígeno para llevarlo a la sala de emergencias de un hospital gubernamental en medio de la pandemia de COVID-19 en Denpasar, Bali, Indonesia. 23 de julio, 2021. Fotografía tomada por Antara Foto. Antara Foto/Nyoman Hendra Wibowo/via REUTERSUn trabajador médico tira de un cilindro de oxígeno para llevarlo a la sala de emergencias de un hospital gubernamental en medio de la pandemia de COVID-19 en Denpasar, Bali, Indonesia. 23 de julio, 2021. Fotografía tomada por Antara Foto. Antara Foto/Nyoman Hendra Wibowo/via REUTERS

“Hemos facilitado la llegada de 16,2 millones de dosis de vacunas a través de las instalaciones de COVAX hasta la fecha y estamos ayudando con su difusión, porque la logística de la cadena de frío es compleja en un archipiélago de 17.000 islas”, ha apuntado Naciones Unidas.

“Hay algunos problemas que se pueden contener en un país. Pero cuando se trata de virus, no reconocen fronteras y no diferencian entre países ricos y pobres”, ha zanjado Julliand.

(con información de EP)

Fuente. infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here